Trump arremete contra China ante la Asamblea de la ONU mientras Xi apela a la cooperación

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha arremetido contra China y la OMS en su discurso ante la Asamblea General de la ONU, exigiendo que Pekín «rinda cuentas» por la gestión de la pandemia, a la vez que ha sostenido que EEUU cumple su «destino como pacificador del mundo», alardeando de su poder militar. El presidente chino, Xi Jinping, ha puesto el contrapunto con un discurso contrario a la guerra, «ni fría ni caliente», y ha defendido la cooperación y el multilateralismo.

NAIZ|2020/09/22
Trump
El presidente de EEUU, Donald Trump, en su mensaje enviado por vídeo a la Asamblea General de la ONU. (Rick BAJORNAS/AFP)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha atacado con dureza a China en su mensaje en la Asamblea de la ONU, por su gestión de la pandemia, a la vez que ha defendido la movilización de su Gobierno ante el coronavirus, a pesar de que EEUU es el país más golpeado del mundo, con 200.000 muertos y 6,8 millones de contagios, mientras Pekín ha conseguido controlar la extensión de la pandemia.

«Las Naciones Unidas deben hacer que China rinda cuentas por sus actos» relacionados con la pandemia, ha asegurado Trump en su discurso enviado en vídeo.

«En los primeros días del virus, China prohibió los viajes a nivel doméstico mientras permitía que los vuelos abandonaran China e infectaran al mundo», ha afirmado el presidente estadounidense.

Ataque a la OMS

Trump ha atacado también a la OMS al subrayar que «el Gobierno chino y la Organización Mundial de la Salud, que está prácticamente controlada por China, declararon falsamente que no había pruebas de transmisión entre humanos» del coronavirus, y que luego «dijeron, falsamente, que la gente sin síntomas no contagiaría la enfermedad».
 
Trump ha vuelto a describir la enfermedad como «el virus de China», a la vez que ha defendido su gestión de la pandemia. «Hemos lanzado la movilización más agresiva desde la Segunda Guerra Mundial. Distribuiremos una vacuna, derrotaremos al virus, acabaremos con la pandemia y entraremos en una nueva era de prosperidad, cooperación y paz sin precedentes», ha prometido.

Trump también ha arremetido contra China en el plano medioambiental, al afirmar que «las emisiones de carbono» del gigante asiático son «casi el doble que las de Estados Unidos, y están creciendo rápidamente».

«Quienes atacan el excepcional historial medioambiental de Estados Unidos mientras ignoran la polución rampante de China no están interesados en el medioambiente», ha señalado el presidente, que ha iniciado el proceso para retirar a su país del Acuerdo de París sobre el clima.

Pacificador del mundo

En su discurso, Trump ha sostenido que Estados Unidos está cumpliendo su «destino» como «pacificador» del mundo, al destacar ante la Asamblea iniciativas como los llamados «Acuerdos de Abraham» en Oriente Medio y las negociaciones de paz en Afganistán.

Trump ha defendido que «con enfoques diferentes» en estos conflictos su Administración ha logrado «resultados diferentes» y «muy superiores» a los obtenidos en el pasado.

«Durante décadas, las mismas voces cansadas propusieron las mismas soluciones fallidas, persiguiendo ambiciones globales a costa de su propia gente. Pero solo cuando cuidas de tus propios ciudadanos puedes encontrar una verdadera base para la cooperación», ha señalado el mandatario estadounidense, en un mensaje más dirigido hacia su electorado que hacia el resto del mundo representado en la Asamblea.

Trump ha destacado los llamados «Acuerdos de Abraham», sellados este mes por Israel con Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, un paso impulsado por el Gobierno estadounidense dentro de su estrategia para abordar el conflicto palestino-israelí, y que los palestinos han denunciado como una traición árabe que agravará la situación.

El presidente estadounidense ha reiterado su pronóstico de que habrá «más acuerdos pronto» y ha defendido que Oriente Medio está viviendo «su mejor momento» gracias a estos movimientos tras décadas de bloqueo.

Alarde de fuerza militar y armamento

También ha puesto sobre la mesa los avances hacia la paz en Afganistán y la retirada de las tropas estadounidenses de ese país, asi como el reciente acuerdo entre Serbia y Kosovo para normalizar sus relaciones económicas, bajo mediación de Estados Unidos.

A la vez, ha defendido sus ataques a Cuba, Venezuela y Nicaragua como «lucha por la libertad».

Según Trump, todos esos progresos «hacia la paz» se han logrado desde una posición de «fuerza», que Estados Unidos ha logrado entre otras cosas reforzando su Ejército y dotándose de armas sin parangón.

«Solo rezo a Dios para que nunca tengamos que usarlas», ha apuntado el presidente estadounidense.

Xi Jinping: «Ni guerra fría ni caliente»

Poco después ha llegado al réplica del presidente chino, Xi Jinping, en un tono opuesto. Xi ha asegurado que su país no va a mantener ningún tipo de guerra, «ni fría ni caliente», pese a las fuertes tensiones que vive con Estados Unidos.

El presidente chino insistido en que Pekín nunca buscará la hegemonía y que apuesta por un mundo basado en la cooperación y el multilateralismo, así como en resolver toda disputa a través del diálogo y la negociación.

Xi también ha replicado a las acusaciones de Trump sobre la pandemia, al rechazar todo intento de politización  o estigmatización. Ha subrayado que la respuesta a la enfermedad debe estar guiada por la ciencia y dar un papel clave a la OMS.

«El virus será derrotado. La humanidad ganará esta batalla», ha insistido el líder chino, que ha llamado a la cooperación internacional y a apoyar a los países más vulnerables.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK