Sarkozy, imputado también por «asociación ilícita» por presunta financiación con fondos libios

El expresidente francés Nicolas Sarkozy ha sido imputado también por «asociación de malhechores» en relación con la presuntas irregularidades en la financiación de su campaña de 2007 y, en particular, por haberse servido supuestamente de dinero procedente de Libia para llegar al Elíseo.

NAIZ|PARÍS|2020/10/16
Sarkozy
Nicolas Sarkozy, en una imagen de archivo. (Martin BUREAU/AFP)

Se trata de la cuarta imputación de Sarkozy en este caso, ya que en marzo de 2018 fue acusado de otros tres delitos: «corrupción pasiva», «malversación de fondos públicos» y «financiación ilegal de campaña».

La Fiscalía ha incorporado ahora el delito de «asociación de malhechores», un cargo que hasta ahora nunca se había utilizado contra un antiguo jefe de Estado, según el portal ‘Mediapart’.

Sarkozy, presidente entre 2007-2012 y que ahora tiene 65 años, fue inculpado después de que esta semana prestara declaración durante cuatro días ante el tribunal de instrucción que investiga el caso.

Los hechos que se remontan a finales de 2006 y principios de 2007, cuando supuestamente se benefició de dinero en efectivo entregado por representantes del Gobierno de Libia, entonces liderado por Muamar Gadafi.

El exmandatario ha reaccionado de forma inmediata con un comunicado divulgado en redes sociales en el que ha reivindicado su inocencia y ha afirmado que esta imputación es «una nueva etapa en la larga lista de injusticias» que dice haber sufrido.

«Los franceses deben saber que soy inocente de lo que se me acusa, para lo que se da un crédito improbable a las declaraciones de asesinos, estafadores notorios y falsos testimonios», ha insistido.

Este caso contra Sarkozy se reactivó después de que el Tribunal de Apelación de París rechazara a finales de septiembre la mayoría de los recursos que había presentado para anular esa instrucción judicial.

La investigación se abrió en 2013 y el político conservador fue imputado formalmente de los tres primeros cargos en 2018, aunque siempre ha defendido su inocencia.

Tres de sus antiguos ministros, Claude Guéant, Éric Woerth y Brice Hortefeux, están también imputados.

Además, Sarkozy tiene pendientes otros dos casos con la Justicia francesa.

En primer lugar, entre finales de noviembre y comienzos de diciembre será juzgado por corrupción y tráfico de influencias por supuestamente haber intentado obtener, a cambio de un favor, informes confidenciales de un magistrado en el llamado «caso de las escuchas».

Finalmente, entre marzo y abril del año próximo se sentará en el banquillo también por una presunta financiación ilegal de su campaña presidencial de 2012, en la que fue derrotado por François Hollande.