Un mal inicio de partido lastra al ZEV Zuazo ante el Guardés (22-24)

Un parcial inicial de 0-3, a la postre decisivo en el desenlace del encuentro, ha marcado un choque en el que las vizcainas han peleado hasta el último momento. Oihane Manrique no ha podido despedirse con un triunfo.

NAIZ|2020/10/17
Zuazo
Imagen de un partido anterior (ZEV ZUAZO)

Nadar para morir en la orilla. Es lo que le ha sucedido al Zubileta Evolution Zuazo esta tarde ante el Atlético Guardés, lastrado además por un mal inicio de partido que las gallegas, más metidas en dinámica, han sabido rentabilizar con un parcial de 0-3, a la postre decisivo en el desenlace del encuentro.

Ya lo había advertido el técnico local Joseba Rodríguez. Ante el Guardés había que estar con intensidad todo el partido y sin malos inicios. Y es lo que le ha sucedido al Zuazo, que una vez pasado el primer parcial ha mantenido una lucha equilibrada con el cuadro gallego, llegando a recortar su ventaja a dos goles consumidos los 30 minutos previos al descanso 9-11.

El Guardés ha llegado a acumular hasta cuatro goles de ventaja, pero el marcador al descanso daba pié a la esperanza. Más incluso con la salida de vestuarios que ha iniciado ZEV Zuazo marcando por medio de Erauskin (10-11).

Parecía que podía haber remontada y la intensidad local así lo apuntaba, pero un nuevo período con ausencias en el rendimiento, ha vuelto a condenar a las vizcainas, que han visto cómo el Guardés, sabedor de que su juego era más sólido, se ha vuelto a ir en el electrónico con 4 y hasta 5 goles de ventaja, una barrera casi infranqueable (16-21, 47 min.).

Nuevos cambios defensivos de Joseba Rodríguez buscando la reacción casi provocan alcanzar el empate, que era un sueño casi imposible. La diferencia de goles en este formato de liga también es importante y pese a los errores de precipitación que han abortado un mejor resultado, Zuazo ha llegado al final con un 22-24 bien peleado.

La despedida de Oihane Manrique, una jugadora con ADN Zuazo, cuya retirada viene forzada por su carrera profesional lejos de Barakaldo, no ha podido tener el triunfo soñado.