El teléfono de atención a víctimas de violencia machista recibe 1.600 llamadas al año en Bizkaia

El teléfono de atención durante las 24 horas del día a víctimas de la violencia machista recibe anualmente 1.600 llamadas procedentes de Bizkaia, según datos difundidos por la Diputación de este herrialde.

NAIZ|2020/10/18
Bilbo-indarkeria
Banderola contra las agresiones sexistas en un balcón de Bilbo. (Marisol RAMIREZ/FOKU)

El servicio especializado de información y atención telefónica a mujeres víctimas de violencia machista 24 horas (el 900 840 111) atiende anualmente unas 1.600 llamadas procedentes de Bizkaia, según los datos recogidos por la Diputación vizcaina.

La desagregación en función del tipo de violencia muestra que la mayoría de las llamadas (el 92,3%) están relacionadas con la violencia ejercida por la pareja o expareja. El restante se reparte de forma muy similar entre la violencia sexual (4,3%) y la violencia intrafamiliar de género (3,4%).

Se da la circunstancia de que el 65,1% de las llamadas relacionadas con la violencia de pareja o expareja tiene un grado de conciencia medio (31,9%) o alto (33,2%) del maltrato de víctima en el momento de la atención y en el 63,1% de los casos las víctimas se encuentran en situaciones de aumento de la tensión.

A lo largo del pasado año, el servicio recibió un total de 1.409 llamadas procedentes de Bizkaia, dato que se traduce en 117 llamadas al mes. En 2019 el volumen de llamadas descendió un 8,6% en comparación al ejercicio anterior, concretamente se registraron 132 llamadas menos. En 2017 fueron 1.380 las llamadas desde Bizkaia atendidas, un año antes ascendieron a 1.764 las comunicaciones, que se quedaron en 1.632 en 2015. En 2014 se efectuaron 1.694 llamadas y el año anterior 1.748.

Llamadas derivadas

Del total de llamadas recibidas el pasado año, el 39,5% fueron remitidas por el Servicio telefónico de información y asesoramiento jurídico en materia de violencia de género de ámbito estatal (016). Este servicio recibió 1.009 llamadas procedentes de Bizkaia, de las cuales un 55,2% fueron derivadas al servicio autonómico, concretamente 557 llamadas.

Por otro lado, el servicio registra los motivos que dan lugar a las llamadas recibidas, que pueden ser uno o varios para la misma llamada. El pasado año, el 40,5% de llamadas tenían un único motivo y el 59,5% varios motivos. En ambos casos, los motivos más señalados fueron el acompañamiento y seguimiento telefónico, la información y la orientación.

Asimismo, se registra también el número y el tipo de intervenciones realizadas. En esta ocasión, en la mayor parte de los casos (86,4%) se llevó a cabo más de una intervención, que coinciden con los principales motivos de las llamadas.

Existe un tipo de intervención, la contención emocional, que no se registra como motivo, pero que es necesaria en el 81,3% de las llamadas en las que se realiza más de una intervención.

Personas que realizan las llamadas

Dado que en ocasiones la misma persona realiza varias llamadas al servicio, las 1.409 llamadas registradas el pasado año corresponden a un total de 1.001 personas. Con respecto al año precedente, en 2019 se contabilizaron 29 personas más.

De la misma forma que el número de llamadas recibidas, el volumen de personas que hacen uso de este servicio en el periodo 2006-2019 aumenta significativamente los primeros años del recurso. Tras ese aumento se mantiene estable cerca de las mil usuarias.

Por sexos, nueve de cada diez personas que contactan con el servicio en 2019 son mujeres, tal y como lleva ocurriendo desde su puesta en marcha en 2006. La distribución de las personas que realizaron alguna consulta fue igual a la que mostraban las cifras del ejercicio anterior: el 65,9% eran mujeres víctimas de violencia; el 26,6% personas allegadas o familiares de mujeres víctimas; y el 7,5% profesionales.

En la evolución de los perfiles de las personas usuarias del servicio destaca el crecimiento de las personas allegadas o familiares: frente a las 103 personas contabilizadas en 2006, en 2019 se registran 266 personas, lo que supone un aumento del 158,3%.

En cuanto a las mujeres víctimas que llaman al servicio, resaltan aspectos como que la mayoría de las mujeres víctimas que hacen uso del servicio (94,5%) sufren violencia por parte de su pareja o expareja, de las cuales un 69,4% ha sufrido más de una forma de maltrato. Además, el maltrato psicológico se manifiesta en todos los casos, ya sea entre las que han recibido una forma de maltrato o varias formas de maltrato. El 59,1% de las víctimas tienen hijos e hijas menores a cargo.