‘Le Journal du Dimanche’ remarca las «garantías» con que operaron los negociadores de ETA

En vísperas de la cita que la Justicia gala ha dado al histórico exdirigente de ETA, Josu Urrutikoetxea, el miércoles 21 de octubre, para responder de la condena que le impusiera en rebeldía en 2017, ‘Le Journal du Dimanche’ (JDD) ha publicado este domingo una entrevista en la que remarca las «garantías» con las que actuaron en el Estado francés los interlocutores de ETA.

NAIZ|2020/10/18
Urrutikoetxea_portrait
Josu Urrutikoetxea en una fotografía de estudio realizada el 2 de octubre. (Joel SAGET/AFP)

En la semana en que se ha conocido el procesamiento de Nicolas Sarkozy por «asociación de malhechores» en relación al «affaire Libia», ‘Le Journal du Dimanche’ remarca este domingo, al hilo del proceso judicial que espera a Josu Urrutikoetxea, que los representantes de ETA contaron con las más altas garantías para ejercer su labor de interlocución, disponiendo, como teléfono de seguridad, de la línea de un estrecho colaborador del expresidente galo.

«Se me quiere juzgar por algo en lo que estaba implicado el Gobierno francés», remarca Josu Urrutikoetxea.

En su artículo, el periodista de JDD, Stéphane Joahny, hace un repaso del periplo de los dos periodos que centran los procesos judiciales –que incluyen los procesos de Ginebra y Oslo– a los que debe responder el histórico exdirigente de ETA y se detiene en esa cuestión de las garantías.

De Suiza a Noruega, las gestiones de la interlocución vasca no eran desconocidas de París. «Prueba de ello –escribe JDD– los negociadores vascos, como garantía en caso de ser detenidos en Francia, disponían de dos teléfonos de urgencia».

Y aporta el dato que apunta directamente al ex presidente francés, procesado en cuatro causas diferentes en dosieres, como el libio, ligados a la financiación presuntamente ilegal de la campaña que el encumbró al Elíseo.

Afirma el dominical que esos interlocutores contaban con «la linea directa del director general de la Policía española y el número de uno de los colaboradores de confianza del presidente Sarkozy, el prefecto Christian Lambert».

Como hiciera en su precedente entrevista con ‘Marianne’, Urrutikoetxea desgrana en el rotativo parisino su evolución vital y militante pero se centra, por encima de todo, en remarcar los esfuerzos, «primero para convencer al campo propio», y a partir de ahí para contar con el respaldo de organismos facilitadores internacionales, cara a aprovechar las oportunidades políticas y trabajar la disposición de los estados a una salida negociada.

«La lucha armada ha causado daños irreparables, mi objetivo durante los últimos veinte años ha sido superar este conflicto mediante la negociación para no dejar esta herencia a las generaciones futuras», resume Josu Urrutikoetxea.

Un juicio ha sido aplazado y el otro se repetirá el miércoles

El primero de los dos juicios a los que se enfrenta Urrutikoetxea dentro de las llamadas causas francesas -pesan sobre él otras cuatro órdenes de entrega cursadas por las autoridades españolas, una de las cuales ya ha sido desestimada-, concretamente la repetición del proceso que se saldó con una condena de siete años de prisión en 2010, debía arrancar este lunes 19 de octubre, pero fue aplazadado la semana pasada.

Sin embargo, esa causa será analizada finalmente en febrero de 2020. Mañana debería saberse la fecha exacta, también si el tribunal mantiene o no la situación de libertad bajo control telemático en que se encuentra Urrutikoetxea desde finales de julio.

Desde el miércoles 21 de octubre, y salvo que se dé también una decisión de aplazamiento, debe juzgarse en la misma Corte de Apelación parisina la causa por la que Josu Urrutikoetxea fue condenado en rebeldía en 2017 a ocho años de prisión.