Ballester refleja, en un Bilbo vacío, la vida y el drama en tiempos de pandemia

Data

20.12.03 - 21.02.21

Lekua

Bizkaia - Bilbo

Ballester, frente a varias de sus obras. (Haritz LOIOLA | FOKU)

Calles vacías. Las imágenes captadas por José Manuel Ballester nos retrotraen a aquellos días de marzo en los que nos encontrábamos en pleno confinamiento. El Museo Guggenheim Bilbao acoge el proyecto Ballester, que representa «lo que estaba viviendo el mundo en ese momento, a través de Bilbao».

En la presentación de la muestra, Ballester ha explicado que su exposición, «como el mundo que ahora vivimos, tiene carácter bipolar» y que, desde lo local, ha tratado de plasmar lo universal, sobre cómo desde el encierro se hacía frente a una pandemia global.

Refleja así «la dicotomía» del momento, en el que tuvo la posibilidad de hacer esas fotos que representaban para él una «ilusión, frente al drama» de quienes estaban padeciendo la enfermedad.

En palabras de Ballester, «la ausencia humana en la calle creaba imágenes insólitas de carreteras, avenidas y plazas totalmente vacías, pero lo más inquietante era saber que todos los habitantes estaban allí, que se encontraban a pocos metros de mí, protegidos entre los muros de sus casas. A pesar de estar tan cerca se imponía el silencio».

Así, desde «el respeto hacia quienes están sufriendo» por el coronavirus, ha reconocido que disfrutó durante los tres días en que pudo retratar Bilbo sin personas, «escuchando solo a los pájaros» y «con una primavera escandalosa que hacía que las vías del tranvía estuvieran cubiertas de flores», ha descrito.

«Lo positivo y lo negativo» de un momento histórico que le permitió fotografiar entornos urbanos sin presencia humana, como Ballester ha hecho en otras muchas ciudades del mundo a lo largo de su carrera, desde Nueva York, hasta Venecia o Wuhan, pero en todos esos sitios tenía que preparar las fotos y buscar momentos en que no hubiera gente, y sin embargo, «en esta ocasión, el escenario de Bilbao desierto es perfectamente real», ha explicado.

Guggenheim mostrará durante tres meses cinco fotos de gran tamaño de Ballester, que se han reproducido en los Estudios Durero de Durango, que en su opinión «es el mejor laboratorio fotográfico del mundo», junto a una versión del ‘Guernica’ vaciado de personajes, como ya hizo este artista con otras grandes obras de la historia del arte como ‘Las Meninas’ y ‘El Nacimiento de Venus’.

En esta ocasión, ha destacado que al retirar los personajes destacan la bombilla en la parte superior del cuadro y en la parte inferior la espada rota sobre la que nace una flor. Es así «una obra que trata de la vida y la muerte», como «el drama y la esperanza» de esta situación mundial de amenaza de la covid-19, como su proyecto de Bilbo, ha reflexionado.

En la sala que acoge este proyecto artístico, el Guggenheim ha abierto una ventana de tres cuerpos de manera que la obra de Ballester podrá ser contemplada por quienes se encuentren en el Paseo de Abandoibarra, y la muestra se completa con un vídeo que recoge otras fotos tomadas por Ballester en esos días, junto a un texto del periodista Carlos del Amor y también del propio artista, ha explicado la curator del museo, Petra Joos.

Además, Ballester ha incorporado a su proyección los bertsos de Andoni Egaña y Maialen Lujanbio, que representan «la transmisión de la tradición oral, tan ancestral» del bertsolarismo en euskara, al momento actual, y dan testimonio de lo vivido. Egaña y Lujanbio ofrecerán una sesión de bertsos desde la sala del Museo que alberga la obra ‘En torno al Guernica’. El acto titulado ‘Hustuari Hitzak’ (Palabras sobre el vaciado) tendrá lugar el 21 de diciembre y podrá seguirse en streaming.

Además, el 14 de enero se anuncia otro acto en el que Ballester, la comisaria Petra Joos y el periodista Carlos del Amor conversarán sobre los aspectos más relevantes de este singular proyecto en una charla que podrá seguirse presencialmente en el Auditorio del Museo o en streaming.


Kokapena

Guggenheim Bilbao
Avenida Abandoibarra, 2
Bilbo. Bizkaia