El Orfeón canta el ‘Réquiem’ de Brahms en el Kursaal

Data

21.01.17 - 21.06.26

Lekua

Gipuzkoa - Donostia

Cartel del concierto del domingo. (NAIZ)

El Orfeón Donostiarra aborda el año con nuevos proyectos y lo hace estrenando un ciclo de conciertos clásicos propio. Lo inaugurará con ‘Ein Deutches Requiem (Un réquiem alemán)’, de Johannes Brahms, en versión de piano con dos pianistas. El concierto será este domingo. Participarán Miren Urbieta-Vega, soprano y Jon Imanol Etxabe, barítono, además de los pianistas Jon Urdapilleta y Teodora Oprisor, bajo la dirección de José Antonio Sainz Alfaro.
 
El Orfeón tiene esta obra en su repertorio desde 1913, y desde entonces la ha interpretado con directores como Lorin Maazel, Frühbeck de Burgos, López Cobos, Ataúlfo Argenta, Víctor Pablo Pérez, Michel Plasson, Fernández Arbós, Ramón Usandizaga o Tugan Sokhiev, entre otros, y con orquestas como las Sinfónica de Berlín, de Londres, de la Radio de Hamburgo, de Galicia, con la ONE, con la Euskadiko Orkestra y con la Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse (ONCT).
 
Serán un total de cinco conciertos, uno por mes, comenzando en enero y  hasta junio. El 28 de febrero el conjunto coral donostiarra interpretará la ‘Petite Messe Solennelle’, de Gioachino Rossini; el 26 de marzo ‘Gloria’ de Poulenc, ‘Six Choruses’, de Rachmaninov, ‘Josué’ de Musorgski y ‘Cantare Zdravitsa’, de Prokofiev.

El réquiem de Fauré y ‘Gloria’ de Rutter el día 26 de abril y una selección de coros de óperas y fragmentos de zarzuelas el 26 de junio, completarán la serie.

Teniendo en cuenta que la ciudad no ha podido escuchar a su coro durante muchos meses, todos los conciertos del ciclo se ofrecerán en el Auditorio Kursaal de Donostia, y el coro estará acompañado de varios solistas, además de piano, órgano y percusión como acompañamiento instrumental. Los conciertos serán dirigidos por el director del Orfeón Donostiarra Sainz Alfaro.

«El Orfeón siempre ha tenido en mente convertirse en su propio promotor, pero la situación de pandemia que vivimos y los largos meses fuera de los escenarios nos han animado a tomar las riendas de nuestro destino y organizar este ciclo de conciertos», han señalado a NAIZ los responsables del coro. 

Al preguntarles por la elección del repertorio, cuentan que «la mayoría de obras escogidas son parte del repertorio del Orfeón, como el ‘Réquiem’ de Brahms con el que estrenaremos el ciclo. Todas son obras que pueden ser interpretadas con la compañía de un piano y otros pocos instrumentos, ya que por ahora el formato sinfónico-coral junto con grandes orquestas al que estamos acostumbrados no es factible».

La gran novedad vendrá en el concierto de marzo. «Será el estreno de varias piezas rusas que hemos preparado con esmero durante estos meses de pandemia», afirman.

La pandemia trastocó los planes de 2020 del coro y pretenden retomar, en la medida de los posible, la actividad. «Teníamos programada una gira internacional por grandes teatros europeos, varios viajes internacionales, estatales y por supuesto locales. Pero a partir del Estado de Alarma de marzo, nuestra actividad cesó por completo, tanto conciertos como ensayos. Hemos seguido trabajando siempre que las normas sanitarias así lo han permitido, diviendo a los coristas en días alternos para ensayar y realizando proyectos como los de Urmuga en verano. Pero desde que se desató la pandemia la actividad del Orfeón se ha reducido al mínimo, y con este ciclo nuestro objetivo es volver poco a poco a los escenarios, siempre siguiendo todas las normas sanitarias».

Cabe remarcar la exitosa iniciativa que llevaron a cabo los integrantes del Orfeón en pleno confinamiento. Compartir con el mundo el ‘Hallelujah' de Leonard Cohen, uniendo a sus cantores desde sus casas gracias a Youtube y  el vídeo ya ha acumulado más de 200.000 visualizaciones.

Remarcan la importancia de la cultura en estos tiempos difíciles. «Cuando se produjo el Estado de Alarma y nos confinaron en nuestras casas, la cultura se convirtió en la ventana al mundo para todos. Pero han pasado muchos meses desde que pisamos un escenario en condiciones, y estamos deseando poder volver a reunirnos con nuestro público, que lleva casi un año sin escucharnos en directo y seguro que también está deseando disfrutar del concierto. La cultura siempre segura y necesaria, más si cabe en las extrañas circunstancias en las que vivimos actualmente», indican.

Kokapena

Kursaal
Avenida Zurriola, 1
Donostia. Gipuzkoa