2 iruzkin

Además, enriquecerse


Todas las mañanas en Info7 irratia

Hasta la indecencia debería tener límites. Aunque aún parezcan desconocidos.

El mando de la Ertzaintza conocido con alias como “Ugarteko”, responsable del acto homicida que costó la vida al seguidor del Athletic Iñigo Cabacas pretende ahora, además de la impunidad habitual, enriquecerse a costa de su fatal actividad.

Y por eso demanda a dos medios de comunicación y a la defensa de la familia de la víctima una millonada por decir, simple y llanamente, la verdad.

Como si no fuera una obligación de los medios de comunicación narrar el relato verdadero; como si no fuera una obligación deontológica que los abogados de la víctima y sus familiares defendieran su mejor derecho.

La indecencia no está sólo en el descaro del personaje en cuestión, sino en el cobijo que encuentra en la Consejería de Interior del Gobierno autonómico de Iñigo Urkullu.

Enriquecer a quien ordenó lo que terminó con la vida de Iñigo Cabacas es la ignominia en estado químicamente puro.

/