0 iruzkin

Ahora, los homenajes

Siguen en la lógica de la guerra, la que no consiguieron ganar pero de la que se beneficiaron.

Ahora que la guerra se acabó y se trocó en combate dialéctico y político porque uno de los contendientes entendió que era mejor así, la emprenden contra los recibimientos a los que han pagado con décadas de prisión cruel su compromiso combatiente.

Comprendo el sufrimiento de quien ha perdido a un ser querido en ese enfrentamiento que empezó un 18 de Julio de 1936. Y ya sabemos quien lo inició, con nazis y fascistas como compañía.

Pero esa comprensión ha de ser compartida y no sólo hija de la sed de venganza. Porque a cada quien le corresponde abrazar a los suyos, sonreirles y besarles. Yo no compartiré canciones con algunos, no me pueden obligar a ello, pero besaré a quien quiera. Porque es mi derecho.

/