2 iruzkin

Ahora por aire

Dicen los expertos de la Guardia Civil española que, tal vez, lo más apropiado para trasladar la momia desde Cuelgamuros a El Pardo sea llevarlo en helicóptero.

La aeronave, militar, por supuesto, aterrizaría en el campo de fútbol que linda con el camposanto y la mojama del dictador terminaría viajando en furgoneta hasta su nuevo destino.

Y, a sabiendas de que se trata de quien fuera generalísimo de los ejercitos de Tierra, Marina y Aire, no estaría de más darle una vuelta en un bote, allá por el Parque del Retiro.

Bromas aparte, lo cierto es que el espectáculo de la exhumación del asesino resulta, además de grotesco, humillante para quienes le padecieron durante décadas.

Lo que corresponde es sacarlo de la confortable fosa, incinerarlo y que su heredero a título de rey guarde las cenizas en su palacio. Y, además, que devuelvan los restos de los republicanos antes de dinamitar en monumento al horror y al terror.

/