0 iruzkin

Cambiar la normativa


Todas las mañanas en Info7 irratia

El caso de los abusos sexuales continuados a un alumno del colegio Gaztelueta roza el esperpento.

El colegio es propiedad del Opus Dei, prelatura de la Iglesia católica, apostólica y romana, allí donde rige el Papa Francisco, que tan contundente se ha manifestado contra los incontables casos de pederastia que afectan a sus ministros. Y a sus víctimas, claro.

En Gaztelueta -lo dice la sentencia sin ambages- había un profesor que abusaba sexualmente de un menor y hay un director que ampara al depredador, acusa al menor y descalifica a peritos, padres y jueces. Todo a mayor gloria del Opus Dei, lo más parecido a una secta. O, simplemente, una secta de manual.

El Gobierno de Gasteiz rehuye ahora su responsabilidad y alega, por boca de Erkoreka, tener poca capacidad para intervenir en el caso. No es cierto.

Lo cierto es que hay un profesor condenado a nada menos que once años de cárcel por violar a un menor y que la Dirección del centro niega la mayor y, además, señala con dedo acusador a la víctima. Eso es cierto.

Y si la normativa del Gobierno de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba no contempla intervenir y suspender la subvención a un centro de tormento, que cambien la tal normativa.

Pero, claro, hablamos del Opus Dei.

/