0 iruzkin

Esperar una reacción

Frente a quienes proclaman el final catastrófico del procés catalán, siempre en beneficio de la mansedumbre, habrá que constatar que la internacionalización del conflicto entre el pueblo de Catalunya y el Poder español sólo castiga al régimen posfranquista, aunque sea a costa de la espalda de los dirigentes catalanes.

Hoy el president legítimo de Catalunya sufre prisión en Alemania; Oriol Junqueras y los Jordis, entre rejas en España; diputadas y responsables políticas, viven el exilio en Suiza, Bélgica o Escocia.

Si los que mandan en su España no caen en la cuenta de lo insostenible de esa situación, esperemos una pronta reacción de una izquierda europea que les debiera poner los pelos de punta.

/