0 iruzkin

La obligación de un demócrata


Todas las mañanas en Info7 irratia

El ex president catalán, Artur Más, su vicepresidenta Ortega y la consellera Rigau van a ser juzgados con el código penal español por haber preguntado a la ciudadanía catalana -en un proceso de implacable corte democrático- sobre su propio futuro. Y, para mayor escándalo, el partido que, a buen seguro, va a gobernar el Reino de España los próximos años, insulta a los demócratas como “chulos”.

Esta claro que el despropósito no tiene límites y en el caso de la democracia guardiaciviluna, como decía Bergamín, menos aún. Lo que la pretendida Justicia española considera delito es, en realidad, la obligación de cualquier representante público.

Mejor nos hubiera ido si todos se hubieran aplicado el cuento. En Catalunya y también en nuestra tierra.

Y que luego los tribunales ajenos digan lo que quieran.

/