0 iruzkin

La venganza del chinito

El título de esta reflexión no tiene matiz ni ánimo xenofobo. Sólo el recurso a los recuerdos de la infancia y a la maldad extrema que atribuíamos a Fu Man Chu, un chino más malo que el sebo que nos hacía temblar en el cine. No se duela nadie, pues, por el título, que la cosa va de casa.

Anoche aplaudí en el intimidad el arrojo de la joven anestesista que ha tenido el valor de ratificar la denuncia por el fraude escandaloso en la OPE de Osakidetza. Una mujer que sabe de lo que habla porque en Osakidetza lo sabía todo el mundo. Y no es de hoy. Repasen la hemeroteca.

Las denuncias le costaron el cargo al consejero de Urkullu, porque más que base había cimientos sólidos en la construcción de la corrupción. Pero al chinito malvado no se le olvidan estas cosas.  Y se venga.

Hoy le han echado a la calle con los argumentos más banales que cabe imaginar. Pero al chinito le da igual. Lo importante era dejar claro quien manda aquí y que a quien rechista, leña.

No son chinitos. Ha sucedido en Arrasate y los vengativos son nuestra derecha, la vasca.

/