0 iruzkin

Resucitan las campanas


Todas las mañanas en Info7 irratia

El desembarco de Rivera y sus marañones en Altsasu, reforzados por las huestes del Partido Popular y las tropas de élite de Abascal resultó una opereta casi cómica, con Savater uniformado de intelectual con el pecho lleno de medallas de hojalata.

Vinieron a provocar, con un periodista de cámara especialista en buscar que alguien le traslade la nariz al cogote.

Y sólo consiguieron dos cosas: que el pueblo de Altsasua demostrara una vez más que su realidad y los sueños del españoleo son realidades diametralmente opuestas y que hasta las campanas tomaran vida y les repudiaran a golpe de badajo.

Como dijera Romanones en su día: “¡Jo, que tropa!

/