2 iruzkin

Sánchez, desorientado

Es fácil de comprender que el ritmo vertiginoso al que sus gurús han sometido al presidente y candidato Sánchez acaben por desorientar al más equilibrado de los políticos.

Está última campaña lo ha dejado exhausto de ideas y templanza y está dejando por el camino del último tramo perlas que son dignas de admiración.

Anteayer retrató con descaro lo que todos sabíamos pero nadie osaba reconocer. A saber, que el Poder Judicial español sigue a pies juntillas las directrices del Gobierno. Y lo dijo con una sonrisa fatua, como el que pronuncia una obviedad.

El escándalo hubiera debido ser de grandes proporciones y graves consecuencias, pero es sabido que perro no come perro y que entre bomberos no se pisan las mangueras.

Hoy leemos en la prensa internacional un artículo suscrito por el mismo Sánchez con el que pretende descalificar a instituciones y mayorías sociales catalanas.

Lo hace con argumentos falaces que los corresponsales de esos mismos medios han podido verificar a lo largo de años, pero da una vuelta de tuerca más y concluye tendiendo la mano al soberanismo con la única condición de que renuncie a la vía unilateral para alcanzar la independencia. Y aquí cabe preguntar si hay alguna otra vía para que el pueblo se exprese en libertad y el Estado respete de forma escrupulosa lo allí decidido. El 1 de octubre de 2017 ya lo vimos. 

/