0 iruzkin

Son tan torpes...


Todas las mañanas en Info7 irratia

Hace 78 años, Lluis Companys, president legítimo de Catalunya, entregado por la Gestapo alemana a los fascistas españoles, caía fusilado en el foso del castillo de Montjuic, cerca de donde los mismos fusileros asesinaron a Txiki.

Companys, situado ya frente al paredón, se descalzó para pisar tierra catalana en el momento de su sacrificio. Le honró el gesto y le honra, todavía hoy, su pueblo.

A Puigdemont no le fusilarán -aunque alguno lo desee con todas sus fuerzas- pero es muy probable que lo encarcelen junto a los representantes de la mayoría del pueblo de Catalunya.

La torpeza del régimen español es directamente proporcional a su desapego por la democracia. Y les han respondido desde la calle y desde la cultura.

El gesto del Teatro Nacional de Catalunya al suspender la obra que ayer se iba a representar, con el público puesto en pie y aplaudiendo es todo un icono de un pueblo que vuelve a ponerse en marcha.

/