0 iruzkin

Un pueblo desierto


Todas las mañanas en Info7 irratia

La ultraderecha española y españolista va a tratar de tomar la posición de Altsasu, en su imaginario militaroide, un fortín de los vascones irredentos.

El acto anunciado por los caudillos del fascismo rampante se presenta, además, como un desagravio a las fuerzas que, casi heroicas, defienden allí los valores eternos que también representaban Mola y Sanjurjo, los abatidos, que no caídos.

Lo del domingo resultará, a todas luces, un esperpento que ni siquiera Valle Inclán pudiera relatar. A servidor le llenaría de gozo contemplar un escenario fastasmagórico, sombrío, sin vecinos ni dependencias abiertas y los zombis del franquismo vagando desorientados, con sus banderas raidas al viento.

Esa sería una respuesta magnífica, porque nada hay más patético que un desfile sin público.

/