0 iruzkin

Un minero de Cerdeña se corta las venas en la TV para denunciar la situación del sector

Stefano Meletti es un minero de la región de Sulcis, en Cerdeña (o Sardinia). Superado por la situación extrema del sector energético, optó este miércoles por cortarse las venas ante las cámaras de televisión mientras lanzaba la siguiente pregunta: «¿Debemos cortarnos las venas para que nos escuchen?» (Tras la protesta fue ingresado en el hospital y se recupera de las heridas, su estado no reviste gravedad).

Durante los últimos meses toda Europa está siendo escenario de protestas del sector minero. Sector que está sufriendo de primera mano la liberalización del mercado energético durante los últimos años. Prueba de ello son las protestas mineras registradas en Asturias o León.

A principios de año la situación de esta región de Cerdeña fue llevada al Parlamento Europeo por el parlamentario comunista griego Georgios Toussas. Esta era su pregunta:

«Las minas de hulla de Sulcis, en Italia, una región especialmente degradada, están sufriendo las consecuencias directas de la liberalización del mercado de la energía y de la privatización del grupo energético ENEL. Este monopolio energético está promoviendo el abandono de la mina de hulla en la región y el fomento de la energía eólica, lo que está generando unos despidos masivos y un aumento radical del desempleo, que alcanza un 50 % entre la juventud de la región. Esto demuestra que el desarrollo de la tecnología y la promoción de la energía eólica basados en la rentabilidad capitalista acaban por sacrificar las necesidades del pueblo, en beneficio de las ganancias de los grupos empresariales, como es también ENEL. ¿Está preocupada la Comisión por las consecuencias que se extraen de la política de liberalización de la energía, de la que se benefician los monopolios, pero que tiene unas consecuencias catastróficas para las necesidades de los trabajadores?»

La respuesta de la Comisión Europea reafirmaba la política que seguirán las principales instituciones: «La Comisión está totalmente comprometida con la promoción del empleo a lo largo de toda Europa, y está evidentemente preocupada por cualquier caso de reducción importante de posibilidades de empleo en cualquier región o sector europeo. Sin embargo, no es evidente, a partir de la situación descrita por el Honorable Miembro, que la situación de las minas mencionadas sea una consecuencia directa de la liberalización de los mercados energéticos. La Comisión recuerda convencida que la liberalización de los mercados energéticos genera múltiples beneficios económicos, sociales y del medioambiente para la ciudadanía europea, la cual prevalece sobre cualquier consecuencia negativa».

/