0 iruzkin

La lección dada por el Alavés a la Real en la Copa

El miércoles todo el mundo del fútbol se alegró de la clasificación de un recién ascendido como el Alavés para la final de Copa. Todos menos los ejemplares aficionados del Celta, que demostraron que la grandeza en el deporte y la deportividad se demuestran en los momentos difíciles, con su felicitación entre lágrimas a los jugadores blanquiazules tras la derrota.
Uno debe reconocer que se alegró en mayor medida porque, además de ser un recién ascendido y un equipo vasco, el Alavés ha hecho lo que yo he defendido para la Real en la Copa hasta las semifinales. Muchos dicen que ha tenido suerte en los sorteos, que es verdad, pero la Real solo eliminó a un Primera que priorizó la Liga, por dos el Alavés, uno de ellos que priorizó la Copa y ha eliminado a Atlético y Real Madrid en las dos últimas ediciones. Y la suerte acompaña al que hace lo que tiene que hacer. Y el Alavés lo ha hecho.
He tenido que soportar en los últimos meses múltiples pruebas de desaprobación por defender para la Real lo que ha hecho el Alavés, que ha utilizado la Copa para dar vida a toda la plantilla y priorizó la Liga hasta que llegó a semifinales y vio cerca la posibilidad de clasificarse para su primera final de la historia en este torneo.
Y eso que el Alavés ha conseguido formar un equipo titular de un gran nivel que le daba cierto margen para conseguir su primer objetivo de la permanencia y podía priorizar la Copa, porque para él sí es el camino más corto para llegar a Europa, aunque incluso ahora es muy difícil.
Eusebio alineó a los nueve jugadores titulares disponibles en su primer partido de Copa ante los suplentes del Valladolid, lo que motivo la lesión de Zurutuza y un cansancio que hizo perder a la Real en Riazor el único partido que no ha ganado a los once últimos clasificados esta temporada.
Pellegrino solo dio en Tarragona más de tres minutos a doce jugadores que eran suplentes y repitió el mismo once en la vuelta para endosar un 6-0 a su rival de Segunda por el 4-2 con el que la Real eliminó al Valladolid con ayuda arbitral y tras alinear siete titulares también en el segundo partido pese al 1-3 de la ida. Nadie en el entorno del Alavés acusó a su entrenador de tirar la Copa o de no tomársela en serio por jugar con los suplentes…
Y Eusebio presentó su mejor equipo también ante el Villarreal a costa de no poder competir en Liga y caer goleado contra un Sevilla que sacó su mejor once en Anoeta e hizo rotaciones ante el Real Madrid en la Copa. Y así superó por el mismo 4-2 y también con ayuda arbitral a un Villarreal que priorizó la Liga al sacar su mejor once contra el Barcelona y rotó en la Copa. Por contra, Pellegrino utilizó cinco suplentes de salida en el 2-2 de la ida ante un Primera en Riazor y a nueve en el 1-1 de la vuelta en casa.
Y en cuartos Eusebio alineó su mejor once en la Copa ante el Barcelona para caer por 6-2 con un arbitraje muy desfavorable e hizo rotaciones en Liga mientras que Pellegrino, con la suerte de enfrentarse al Alcorcón, utilizó ocho suplentes de inicio en la ida y nueve en la vuelta para superar la eliminatoria.
Solo en la semifinal Pellegrino utilizó su mejor once en los dos partidos contra el Celta, pero entre medias en el de Liga de Gijón palineó nueve jugadores de campo suplentes de inicio y ganó 2-4. De los seis partidos jugados después de Copa el Alavés solo perdió en los últimos minutos en Vigo por 1-0, empató ante Las Palmas, Leganés, Atlético y en San Mamés y ganó en Gijón.
La Real en los últimos nueve partidos en los que ha tenido al menos cinco días de diferencia para recuperar y preparar el de Liga, ha ganado ocho y ha empatado el que mejor jugó ante el Barcelona. En los cuatro disputados después de jugar Copa tres o cuatro días antes, ha perdido tres por un mínimo de tres goles y solo ganó ante los suplentes del Celta en Anoeta por 1-0.
Pero no solo los resultados han sido mejores en las dos competiciones para el Alavés. Toda la plantilla ha salido fortalecida física y anímicamente. Mientras la Real ha sufrido muchos problemas físicos estos dos meses, solo tres jugadores alavesistas se han perdido un solo partido por problemas de muy poca importancia hasta la lesión muscular de Edgar en la vuelta de la semifinal. Y el reparto de minutos ha permitido que toda su plantilla esté viva y se sienta partícipe de los éxitos.
A pesar de jugar dos partidos más el Alavés, solo Llorente y el portero Pacheco han jugado más de los 1944 minutos que acumulan siete realistas esta temporada. El décimo más utilizado por el Alavés, Edgar, lleva 200 minutos menos que Carlos Vela, y a partir de ahí, el undécimo alavesista, Daniel Torres, acumula 186 más que Juanmi, el duodécimo Manu García 313 más que Zaldua, el decimotercero Raúl García 273 más que Carlos Martínez, el decimocuarto Ibai Gómez 452 más que Canales, el decimoquinto Santos 254 más que Mikel, el decimosexto Toquero 390 más que Aritz, el decimoséptimo Krsticic 432 más que Granero, el decimoctavo Vigaray 635 más que Héctor, el decimonoveno Katai 594 más que Pardo y el vigésimo Ortolá, 440 más que Markel, aunque su comparación debería ser con Toño y Bardaji, que no se han estrenado. Pantic, aunque dejó el club en enero, tuvo 514 minutos por los 182 de Odrozola, Sobrino 331 por los 125 de Concha, casi la mitad en el primer partido de Liga, y Espinosa 262 por los 90 de Héctor, los 57 de Bautista o los 26 de Gaztañaga.
Es decir, 23 jugadores del Alavés han jugado más minutos que Héctor y Pardo, los dos realistas que pidieron irse en enero a clubes de Primera ante su descontento con lo poco que contaban para Eusebio, que tampoco ha dado la oportunidad a Gaztañaga, David Concha o Toño Ramírez de demostrar si la Real acertó al repescarlos o a Bautista y Zubeldia para confirmar que están ya preparados para dar el salto.
Las rotaciones de Eusebio en estos dos meses se han limitado a Juanmi, Granero y Canales y a dar entrada a los defensas que han cubierto las bajas. Jugadores como Pardo, Bautista, Concha o Gaztañaga apenas han tenido la oportunidad de jugar minutos de verdad, y pocos, en un solo partido de todos los jugados en diciembre y enero.
Alguno dirá que no hay tanta diferencia entre los suplentes del Alavés y los titulares, pero la hay y mucha. Y titulares como Toquero o Manu Alejandro se formaron en Zubieta sin tener una oportunidad en el primer equipo y ningún alavesista ha tenido ofertas de la Real, que tiene un mayor poder económico. Para los técnicos realistas, sus suplentes son mejores que los titulares del Alavés.
Estos son los datos objetivos que demuestran que el Alavés ha dado una lección a todos los estamentos de la Real que se han vuelto locos este año con la Copa. «¿Prefieres jugar una final de Copa o clasificarte para Europa?», me decían algunos con la misma pregunta tramposa con la que Moyes decía si preferíamos una Real en Champions con cuatro canteranos o un equipo en el puesto 14 con más canteranos. Pues el escocés se fue en el puesto 16 con muchos extranjeros y la Real estaría antes del partido del Espanyol en puestos de Champions con siete canteranos en su once básico solo con haber priorizado el partido de Liga contra el Sevilla y haberlo ganado.
Pues yo lo que prefiero es que la Real juegue la final de la Copa como lo va a hacer el Alavés y clasificarse para la Champions con un equipo basado en jugadores de la cantera como tendría más posibilidades de hacerlo de haber priorizado la Liga.

/
azken post-ak
azken iruzkinak