0 iruzkin

Que Xabi Prieto se retire como Valerón y no como Aranburu

Esta semana Xabi Prieto ha manifestado su voluntad de no abordar una posible renovación hasta la parte final de la temporada y que entonces tomará la decisión de seguir o no. Que un jugador del nivel personal y futbolístico de Xabi Prieto, capitán del equipo, dude con solo 33 años, tras participar en los diez partidos de esta temporada, seis como titular, y marcar en los dos últimos, si seguirá en su equipo es algo preocupante.
Esa duda hace recordar lo que sucedió con el jugador que le cedió el brazalete de capitán, Mikel Aranburu, que también dejó el fútbol con 33 años en un gran momento, tras haber jugado 32 partidos, 29 de Liga, en su última temporada. El azpeitiarra a la hora de rechazar la oferta de renovación tuvo en cuenta algunos pitos recibidos en su campo y quiso retirarse en un buen momento y sin que le pitaran más en Anoeta.
Uno teme que Xabi Prieto pueda tener esa referencia cercana en su mente antes de tomar su decisión, pero entre todos debemos convencer a este tipo de jugadores que son fabulosos como futbolistas –pero mejores como referentes dentro del vestuario porque son ejemplos a seguir por los jóvenes–, que deben seguir en su club hasta que todos entiendan que ya no son necesarios ni en el campo ni en el vestuario.
Xabi Prieto, como Aranburu, son jugadores de un talento extraordinario y, aunque con la edad se pierda algo de velocidad, en posiciones del centro del campo lo compensan con su calidad y experiencia. Un deportista profesional puede mantener un buen nivel físico hasta los 37 años sin problemas, cada vez más ciclistas dan con 35-36 dan un gran rendimiento y aguantan hasta los 40 sin problemas.
El único inconveniente que puede tener un futbolista es la motivación y su deseo de querer acabar bien y es ahí donde todos debemos motivarles para que sigan y respetarles más que a ninguno. Cada uno tenemos nuestros gustos y nuestras alineaciones y podemos entender que en algún momento dado otro jugador puede jugar en su posición, pero para eso hay un entrenador que alinea a los que él considera que son los mejores. Y si elige a uno de estos jugadores de grandísimo nivel que han decidido desarrollar toda su carrera en la Real, jamás se debería criticarles o pitarles en Anoeta. Todo lo contrario, hay que animarles a que sigan el máximo tiempo posible. Cuesta mucho sacar un jugador de Primera de la cantera de Zubieta y más a personas del extraordinario comportamiento y nivel humano de Aranburu o Xabi Prieto como para perderlos con 33 años cuando pueden aportar todavía mucho.
Uno se sintió decepcionado porque Mikel Aranburu se retirara a un gran nivel y le gustaría que Xabi Prieto siguiera más años en la Real y que dejara el fútbol como lo ha hecho Juan Carlos Valerón este verano. Se ha retirado a los 41, y con solo 18 partidos, 13 de Liga, jugados en su última temporada en los que, como en Anoeta en la Copa, demostró sus destellos de gran jugador.
Así se ha ido siendo un ejemplo y ayudando hasta el último día a la progresión de un grupo de canteranos que han permitido al club canario ascender en una temporada en la que jugó 24 partidos de Liga con 40 años y a ser uno de los equipos más bonitos de Primera con un juego con el estilo que ha marcado el propio Valerón.
Xabi Prieto se marchará cuando él quiera y habrá que respetar su decisión aunque nos parezca antes de lo conveniente, pero el papel de todos los aficionados es demostrarles el cariño, el respeto y el deseo de que aporten en el campo y en el vestuario el máximo tiempo posible.

/
azken post-ak
azken iruzkinak