1 iruzkin

Con él empezó todo

Con él empezó todo

La post-verdad invita a la comodidad. Según pasa el tiempo los hechos se amoldan y tergiversan según interese a los tiempos que corran. Ya pocos españoles se acuerdan que los saharauis pidieron la independencia en épocas de Generalísimo. Pidieron independencia pacíficamente frente al poder colonial, que nunca fue magnánima con el pueblo indígena como ahora se quiere hacer ver. Habría algún que otro soldado de reemplazo que si tratara de tú a tú a los locales, o niño que se mezclara en la escuela con esa otra parte de la sociedad. Pero no nos hagan creer hoy que el franquismo fue bueno con los saharauis, fue quizás mejor que la ocupación marroquí, pero no fue buena. A los hechos me remito, si hubiera sido una colonización fetén no hubiera sido. "Buena colonización", ¡que gran oxímoron para una post-verdad que cada "x" años asoma la cabeza en la historia de este pueblo!


Y como digo, a los hechos me remito. Nunca fue buena porque este hombre que aparece en la foto, junto con su primo, organizó la primera manifestación en contra de la potencia colonial allá por julio del 70. Si señores, 3 años antes de la creación del Polisario. Los deseos de libertad no empiezan con el Polisario. La manifestación terminó en tragedia y murieron 4 personas y desapareció una. Basiri Lebsir, el desaparecido en cuestión, era primo del aquí retratado en la penumbra. Nadie más supo nada del joven Lebsir. O si. España nunca investigó el suceso y sospechosamente los archivos desaparecieron. Silencio hasta hoy en la administración española. Por eso aquella manifestación, conocida como "La matanza de Zemla" hizo que miles de saharauis abrieran los ojos ante la opresión española y vieran al colono, como colono.

Lo paradójico de todo esto es que uno de aquellos señores que hizo que los saharauis abrieran los ojos es ciego. Sidi Lebsir vió el futuro en forma de libertad y junto su primo Basiri prendió una mecha que aún hoy no se ha apagado. Basiri desapareció para siempre, Sidi es una enciclopedia que mantiene vivo el recuerdo de los que ya no están.


He aquí mi pequeño homenaje a un hombre que tanto me ha enseñado en mis idas y venidas a ese inhóspito terreno. Empiezo con su foto a contaros mis pequeñas crónicas personales de un viaje a los campamentos del Sahara. Empiezo hoy estas crónicas hasta finales de Enero. Empiezo hoy con el que empezó todo. Sidi Lebsir, con él empezó todo.


/