0 iruzkin

Delante no hay nadie

 

AFP Photo / Delil SOULEIMAN

Dicen que en los campamentos de refugiados de guerra no se escuchan llantos. No lloran los niños, ni siquiera los bebés. Lo sé por boca de un médico acostumbrado a trabajar en esos lugares donde el dolor se asimila al silencio: el sufrimiento constante enseña al cerebro que el llanto no sirve para nada.   

Este niño también lo sabe. Se aprende a ser desgraciado igual que se aprende que al final del...

0 iruzkin

Somos marionetas

Serán pocos en el planeta quienes no hayan visto el anuncio de un perfume en el que Julia Roberts abandona una fiesta de lujo en la que todos sus participantes son marionetas exquisitamente atadas, incluida ella. Ese en el que, en un gesto casi lírico, rompe los hilos de diamante que la atan a los convencionalismos, se eleva sobre el resto al subir por la escalera y accede a un nivel superior, tan lujoso como el anterior, pero abierto al aire de una vida bella. Ahí es...

0 iruzkin

La corrupción, una colección de agujeros cosidos con el hilo del franquismo

Franquismo y corrupción eran tan sinónimos, tan inseparables, tan la misma cosa que la gente ni se paraba a pensarlo. Tanto era así, tan indivisibles e indisolubles, tan incrustados en el esqueleto del régimen, que hoy en día sus herederos –familiares, allegados o arrimados– viven las mismas vidas de lujo disfrutando de la misma herencia recibida. Empresas, fincas, palacios, constructoras, estancos, edificios, licencias, farmacias, medios de...

0 iruzkin

No es lo mismo no ganar que perder

La fuerza de la costumbre nos lleva a medir el triunfo y la derrota por sonrisas o lágrimas. También en esto vamos reduciendo nuestra capacidad a la de meros emoticonos. Pero no ganar y perder no es lo mismo. Lo han demostrado esta semana las deportistas del Araski al terminar el partido de semifinales de la Liga de Baloncesto en la capital alavesa que habían jugado contra el Girona.

Las fotos no mienten, pero tampoco cuentan toda la verdad. Esta nos relata un abrazo...

1 iruzkin

También Baiona tuvo una Rosa Parks

Han pasado casi dos años desde esta imagen. Grazi Etxebehere, la mujer que aparece en la foto, se presentó en su domicilio de Behenafarroa tras saber que la Gendarmería francesa ocupaba su casa y que la buscaban por dar cobijo a dos presuntos militantes de ETA, a los que la Policía relacionaba con el sellado de zulos. Llegaba así, de blanco y rojo, desde el mismo corazón del bullicio sanferminero, directa a la segura detención que la esperaba...

0 iruzkin

Cuando la vergüenza es propia

La vergüenza siempre implica una respuesta de índole moral. Sea por pudor, por temor a hacer el ridículo uno mismo o que lo hagan otros. Hay veces que es sinónimo de ignominia o afrenta pública.

Creo que a esto último se quiso referir el PP al hablar de la fotografía en la que, salvo una excepción, la suya, la del PP y su alter ego en Nafarroa, UPN, dieron imagen de unidad la totalidad de sindicatos y partidos políticos del...