Los toros de El Tajo y La Reina debutan en Iruñea con un encierro rápido y limpio

El segundo encierro de los sanfermines, con toros de El Tajo y la Reina, ha sido rápido y limpio, en unas calles de Iruñea con numerosos corredores. Siete personas han sido trasladadas a centros hospitalarios tras el encierro, uno de ellos corneado con dos puntazos.

NAIZ|IRUÑEA|2015/07/08
Int000044758
El encierro, en la curva entre Mercaderes y Estafeta. (Iñigo URIZ/ARGAZKI PRESS)

Las reses de El Tajo y la Reina han salido de los corrales de la cuesta de Santo Domingo juntas y encabezadas por los cabestros, que metros más adelante han abierto la manada junto a un toro negro.

Los toros han llegado agrupados a la plaza después de algunas caídas en el callejón, que se han repetido a la entrada del coso, al parecer sin mayores consecuencias, tras recorrer el trayecto del encierro en dos minutos y diez segundos.

Desde el primer momento del encierro, la torada ha cogido velocidad y hermanada ha avanzado por la cuesta de Santo Domingo sin prestar atención a los corredores ni en el primer contacto con ellos ni en los metros siguientes del tramo.

Con un toro negro liderando la manada, la ganadería ha atravesado la plaza del Ayuntamiento y la calle Mercaderes sin incidentes hasta llegar a la curva de la calle Estafeta, en la que un astado castaño ha resbalado y caído al suelo, lo que ha provocado que alguno de sus hermanos chocara con él sin llegar a romper el grupo.

Pese a los numerosos corredores que se han dado cita en la calle Estafeta, los astados la han enfilado de principio a fin por el centro de la calzada ajenos a los corredores.

Solo la afluencia de corredores ha causado las caídas que se han registrado en este tramo, en el que corredores han braceado para intentar abrirse un hueco cerca de los animales.

El encierro ha pasado con la misma limpieza por el tramo de Telefónica y el callejón, punto este en el que han caído varios corredores sin consecuencias, ya que la manada ha seguido su ritmo sin fijarse en ellos.

Los animales han cruzado el ruedo, poniendo fin en dos minutos y catorce segundos a un limpio debut en Iruñea.

Un corneado

Tras este segundo encierro, siete personas han sido trasladadas en ambulancia por Cruz Roja y la DYA a centros sanitarios de Iruñea.

En total, Cruz Roja ha realizado 58 atenciones a corredores del encierro, ha informado la organización en un comunicado.

De los 58 atendidos, uno sufría una herida por asta de toro, tres eran por pisadas, dos por esguinces y uno, por una luxación, entre otras patologías.

Un corredor, identificado como Tim Morgan, ha sido intervenido en la enfermería de la plaza de toros de dos puntazos que afectan el tejido celular subcutáneo, de pronóstico leve.

Uno de los puntazos de 8 centímetros le afecta a la región inguinal izquierda y el otro de 12 centímetros se ha producido en la cara posterior de muslo, según el parte médico facilitado por la enfermería que apunta que su pronóstico es leve, salvo complicaciones.

El herido ha sido trasladado al Complejo Hospitalario de Nafarroa, donde también ha sido atendido el pamplonés M.A.M., de 19 años, quien ha sufrido un traumatismo costal de pronóstico reservado en el tramo de Santo Domingo.

Otro de los heridos del encierro, N.N.O. de 36 años, portugués residente en el Estado francés, ha sido ya dado de alta tras ser atendido de una policontusión leve que ha sufrido en el tramo de Santo Domingo.

Permanecen ingresados dos de los once heridos del encierro de ayer, entre ellos el estadounidense M.W.O., de 38 años, quien fue alcanzado con el toro en la cuesta de Santo Domingo.

Presenta una herida por asta de toro a nivel axilar derecho, con trayectoria descendente hasta raíz de brazo, sin afectación vasculo-nerviosa. La herida no penetra en la cavidad torácica y su pronóstico es menos grave.

Asimismo sigue ingresado R.H.O., de 25 años, de Tempe, Arizona (Estados Unidos), que sufre una fractura seno maxilar derecho y de pared inferolateral de orbita ocular. Su pronóstico es grave.