Europako Parlamenturako hauteskundeak
Especial-comillas
Los Pueblos Deciden logra su eurodiputado con 324.000 votos; el PNV obtiene 213.583 votos en Hego Euskal Herria; el PP vence al PSOE en el Estado español pese al descalabro de ambos; Podemos irrumpe y ERC supera a CiU.
Elkarrizketak
«Estamos en contra de deteriorar aún más el modelo social europeo»
Agustín GOIKOETXEA|BILBO|2014/05/22 08:43

Con las características particulares de esta cita electoral, sorprenden los ataques continuados hacia Euskal Herria Bildu, ¿interpretan estas elecciones como una nueva batalla por la hegemonía electoral?

No, aquí estamos compitiendo para las elecciones europeas y trabajando para estar en el Parlamento Europeo. Los ataques de y hacia EH Bildu no los destacaría. Me han chocado más los de los partidos españoles hacia el PNV, sobre todo citando el trabajo de los últimos cinco años. Quieren ocultar la intensa labor que hemos hecho.

Al darse por hecha su reelección, da la impresión que a usted le ha tocado arrancar con la precampaña a los comicios forales y municipales...

Las características de estas elecciones nada tienen que ver con esos comicios. No se puede pensar que el resultado del domingo va a dejar poso en un año. Sí hay, insisto, una estrategia clara de PP y PSOE para hacer todo lo posible para mantener el bipartidismo, que es lo que está en cuestión en el Estado. No hay más que ver los mensajes, el comportamiento de algunos medios, para intuir ese interés en reforzar a PP y PSOE y que no exista otra alternativa. En esta campaña existe y se llama PNV.

¿Su alineamiento con el candidato liberal Guy Verhofstadt no les resulta incómodo? Ahí está su postura contraria a la independencia de Flandres o la afirmación de que la Unión Europea no debe intervenir para nada en Catalunya.

Es un líder natural, en un proyecto federalista claro hacia donde queremos avanzar, y así se lo hemos escuchado en Euskadi hace tan solo una semana, donde nos explicó cuál es su visión de Europa y su proyecto convenció. En esa jornada, le preguntaron sobre ese asunto y él lo que dijo es que es una cuestión de los estados, que los estados deben escuchar, negociar, dialogar y respetar lo que diga la ciudadanía. Es la manera natural de proceder y así ha actuado Reino Unido con Escocia, con una consulta que han acordado y que no ha salido ningún responsable europeo a cuestionar. En el supuesto de que haya un estado miembro que no quiera ni escuchar ni dialogar ni acordar ni respetar lo que diga la ciudadanía, debe haber un marco europeo que puede desbloquear esa situación.

Por cierto, Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos, colíder de la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa con Verhofstadt, apuesta por bajar los salarios. ¿Lo comparte?

En todas las iniciativas hemos votado, a veces discrepando con nuestro grupo, en contra de las medidas de austeridad. Estamos en contra de deteriorar aún más el modelo social europeo, que es lo que nos tiene que distinguir en el mundo. Hemos dicho públicamente a Durao Barroso en un pleno del Parlamento que la austeridad no va a traer el crecimiento económico que necesitamos, que solo asfixia a las personas, y pretendemos dar estabilidad al proyecto europeo pero asociado a planes que acompañen a las personas en su desarrollo y a la generación de empleo.

Son repetidos los mensajes de su partido contra la Troika. Sin embargo, desde el PNV se auspicio el Global Forum Spain. ¿No hay una contradicción?

No, todo lo contrario. Es un ejercicio de valentía ponerse delante de los responsables de la Troika y decir como hizo el lehendakari que no compartimos lo que han hecho. Nos hemos dedicado a rescatar a bancos y ahora los bancos deben rescatar a las personas, porque las medidas que se han adoptado hasta ahora se han olvidado de las personas y tenemos que recuperar la política de las personas en el ámbito europeo.

¿Por qué aplican sus dictados por ejemplo en la privatización de Kutxabank?

Hay una tendencia en este país a darle a todas las cosas que tienen valor una vertiente negativa. A Kutxabank, con todo lo que ha ocurrido con Bankia y otras cajas españolas, deberíamos ponerlo como ejemplo de una buena forma de hacer. No ha recibido ningún reproche de las autoridades europeas por toda su gestión y los resultados que ha obtenido.

Una de las características de esta campaña es la insistencia del PP en pedir el voto de los simpatizantes del PNV, ¿a qué lo atribuyen?

Esa apelación al voto útil la realizan tanto PP como PSOE para mantener el bipartidismo. Cuando el PP hace un llamamiento al voto útil, no lo hace en particular a los votantes del PNV. Esos ataques, que confieso me han sorprendido, no están faltando al respeto a mí y a mi partido sino a cientos de personas y colectivos con los que hemos trabajado durante estos cinco años, porque nos hemos empeñado en trabajar en red. Quieren ocultar que la suma del trabajo de europarlamentarios de PP y PSOE, si lo comparamos con el PNV, tiene muchísima diferencia, que hemos trabajado y sido referencia en todo el Estado español para muchos.

Repasemos la lista de probables europarlamentarios vascos: Ramón Jáuregui, Carlos Iturgaiz, Maite Pagazaurtundua, Michelle Alliot-Marie, Alain Lamassoure.... antes Jaime Mayor Oreja. Solo Josu Juaristi pone el contrapunto. ¿Qué conclusión extrae de esta representación?

Habrá que ver los resultados del 25 de mayo. Hoy son candidatos.

«Catalunya no va delante, va detrás; ahí están la reforma y la consulta de Ibarretxe»

La comunidad internacional está implicada en la resolución del conflicto, en el Acuerdo de Aiete, pero la UE no. ¿Tiene algo que demandarle el PNV? ¿Qué debería hacer?

Seguimos defendiendo que ETA tiene que dar el paso definitivo. Este país necesita construir la paz y la reconciliación, y para ello necesitamos la implicación de las instituciones europeas. Se necesitan fondos, porque eso supondría una implicación de la UE. También hay una ponencia en el Parlamento Vasco, que debería activarse y todos los grupos políticos deberían hacer sus planteamientos de cómo creen, de manera positiva, que debemos construir la paz y la reconciliación, hacer un proyecto potente y presentarlo ante las instituciones europeas.

Cuestiones como la del número de presos o los juicios políticos en Euskal Herria no tienen paragón en Europa. ¿Qué ha hecho el PNV en Estrasburgo en esta materia y qué no, y en todo caso a qué se compromete en el futuro?

Hemos hecho preguntas y lo que nos dicen es que esas cuestiones forman parte del ámbito interno de los estados. Se busca esa subsidiariedad y no hay implicación de la UE.

¿La coalición con CiU sirve para sumar votos o algo más? Sus prácticas actuales no coinciden en la cuestión del soberanismo, allí hay un proceso lanzado y aquí se lo toman con calma.

El derecho a decidir no es una novedad. Catalunya tiene otro recorrido al nuestro y se activa a raíz de un asunto de índole económica. Nosotros tenemos un instrumento financiero-fiscal autónomo que nos permite tener los recursos. El Concierto Económico es lo que le falta a Catalunya. En el Parlamento Vasco tenemos constituida una ponencia donde cada grupo hará sus aportaciones, donde se tendrá que decir por dónde quiere ir la mayoría. Cuando hablamos del derecho a decidir y que Catalunya va por delante, hay que replicar que va por detrás; ahí están la reforma estatutaria y la consulta de la mano del Gobierno Ibarretxe.

La cadena humana de Gure Esku Dago está a la vuelta de la esquina, ¿Izaskun Bilbao Barandika tomará parte?

No sé lo que tengo en esa fecha. La verdad es que no le he dedicado ni medio minuto. Sí puedo decir que acompañé a Juan José Ibarretxe cuando fuimos al Congreso de los Diputados para hacer una defensa de la reforma estatutaria cumpliendo con toda la legalidad vigente. Esos recorridos en la defensa del derecho a decidir y de avanzar en nuestro autogobierno no son nuevos y he estado cuando había que estar . A.G.