Maider Eizmendi|2019/09/01 00:00

Casi dos años después del nacimiento del Movimiento MeToo, a raíz de las denuncias contra el productor de Hollywood Harvey Weinstein, la alerta sobre los abusos sexuales a mujeres ha incrementado su visibilidad internacional gracias, fundamentalmente, a la eficaz herramienta que suponen las redes sociales. No obstante, el uso de ese canal también acarrea sus peligros, tanto por su carácter más emocional y menos reflexivo, así como por su uso por sectores que pretenden obstaculizar el avance del feminismo.