Beñat ZALDUA|2019/11/09
DEMASIADO TARDE PARA LEVANTAR LA BANDERA DE LA IZQUIERDA

EN BARCELONA, PEDRO SÁNCHEZ GUARDÓ AYER EN EL CAJÓN LA PROPUESTA DE VOLVER A PENALIZAR LOS REFERÉNDUMS. TAMPOCO SACÓ A RELUCIR EL FEDERALISMO, QUE SIGUE CONSTANDO EN EL PROGRAMA DEL PSOE POR DESESPERADA PETICIÓN DE ICETA. CLARO QUE, PARA SALIDAS DE TONO, YA ESTABA JOSEP BORRELL.