2015/05/15

El Frakfurt se abraza con su historia en el descuento

El equipo alemán se convierte en el primero que celebra cuatro títulos. Sasic y Delie marcaron en el primer tiempo e Islacker resolvió en el minuto 92.

Amaia U. LASAGABASTER
0515_kir_femenino

FRANKFURT FFC 2

PSG 1


Es el mejor equipo en la historia europea pero sus alegrías empezaban a desdibujarse en el recuerdo. Siete años habían pasado desde que levantara por última vez el cetro continental y desde aquel 2008 que culminó con el triplete, apenas había podido hacerse con la Copa alemana, hace ya cuatro temporadas. Ayer, culminando una trayectoria inmaculada, puso fin a la espera. El Frankfurt vuelve a reinar en Europa.

Y lo hace con números de récord. En este curso –42 goles ha marcado en sus nueve partidos, 14 de ellos a cargo de Sasic, que iguala la marca de Pohler y Vidarsdottir– y en la historia: es el único equipo que ha conquistado la Champions League en cuatro ocasiones.

La espera se prolongó. Siete años... y 92 minutos. Porque el equipo de Colin Bell fue mejor pero no pudo confirmarlo hasta el descuento, cuando un gol inverosímil de Mandy Islacker acababa con el empate.

Ya lo había roto antes su compañera Celia Sasic, premiando el gran arranque de la escuadra teutona. Agresivo, ambicioso, mandón..., el Frankfurt saltó al césped en tromba para comerse a un Paris Saint Germain que, incapaz de salir de su parcela, parecía pagar la novatada. Kiedrzynek se llevó una buena ración de protagonismo, sobre todo con su despeje un chutazo de Maroszan. Curiosamente, fue cuando la presión de las alemanas empezó a bajar que llegó su gol. Asistencia en largo de Garefrekes en busca de Sasic y la artillera que no perdona, cabeceando el balón lejos del alcance de Kiedrzynek.

Pero las parisinas no estaban dispuestas a sucumbir tan fácil tras su primorosa trayectoria en el torneo y en ocho minutos restablecían las tablas. Schumann envió a córner un chutazo de Delie pero la propia delantera francesa aprovechó la asistencia de Dali en el saque de esquina posterior para marcar con un testarazo inapelable.

La segunda parte comenzó de forma similar, con un Frankfurt más puesto que, nada más reanudarse el choque, vio cómo Krahn sacaba sobre la misma línea un remate de Boquete. Pero esta vez, bien por cansancio, bien porque su rival supo cerrarse mejor, las alemanas se apagaron antes, lo que deparó un segundo tiempo más igualado y también más aburrido.

Se olía la prórroga. Pero Islacker, que entraba en el segundo tiempo, reventó los pronósticos en el descuento, con un golazo que reencontraba al Frankfurt con su historia.