2015/08/19

China inicia una amplia purga para responder a la catástrofe de Tianjin

El Gobierno chino inició ayer una purga de supuestos responsables de la tragedia del día 12 en una terminal de contenedores del puerto de Tianjin, tanto en la compañía propietaria del almacén como en la Administración. No es la primera vez que Pekín busca un chivo expiatorio de peso en medio de fuertes presiones sociales para saber qué ocurrió en la terminal y de temores a una catástrofe medioambiental en uno de los puertos más activos de China.

GARA|PEKÍN
0819_mun_tianjin19

Sin que aún haya sido revelado oficialmente qué provocó las dos trágicas y apocalípticas deflagraciones, que han dejado 114 muertos y 57 desaparecidos, las autoridades chinas han decidido empezar a señalar a posibles culpables como mejor forma de exculparse a ellos mismos.

Lo primero en salir a la luz ayer fue que una decena de directivos de la compañía propietaria del almacén, Ruihai International Logistics, se hallan bajo custodia policial, entre ellos el presidente, Yu Xuewei, y el vicepresidente, Li Liang, según el “Diario de Tianjin”.

No obstante, el organigrama de la compañía es controvertido ya que, según la revista financiera “Caijing”, el que la «controla realmente» es Dong Mengmeng, hijo del exdirector de la Oficina de Seguridad Pública del Puerto de Tianjin. Además, la empresa operó durante meses sin la documentación necesaria para manejar productos químicos peligrosos, como es el caso del cianuro de sodio que almacenaban los contenedores, según reveló ayer mismo la agencia oficial Xinhua.

Seguridad laboral

El escándalo salpicó a las autoridades locales: el “Diario del Pueblo”, portavoz del Partido Comunista (PCCh), informó de que varios funcionarios de medio rango de Binhai, el distrito portuario de Tianjin, están siendo investigados por sospechas de que aceptaron sobornos.

Pero el anuncio más inesperado vino después, cuando el Gobierno chino reveló que ha iniciado una investigación contra el responsable de Seguridad Laboral del país, Yang Dongliang, por «serias violaciones de disciplina», eufemismo oficial para referirse a la corrupción, sin vincularlo directamente con lo sucedido en Tianjin.

Fue precisamente en esa ciudad en la que Yang vio dispararse su carrera profesional en las pasadas décadas, desde su inicio en una compañía de productos químicos en 1994 hasta su etapa como el máximo jefe del PCCh en la urbe portuaria entre 2007 y 2012, que combinaba con su cargo de teniente de alcalde.

Yang participó hasta el lunes en reuniones del Consejo de Estado (Gobierno) para dirigir las tareas de rescate y la investigación del desastre. También estuvo en el lugar de los hechos.

El Consejo ha establecido un equipo, encabezado por el viceministro de Seguridad Pública, Yang Huanning, para determinar responsabilidades.

 

Cuadruplican la cantidad de productos «peligrosos»

El Ministerio de Seguridad Pública de China indicó ayer que el almacén contenía al menos 3.000 toneladas de unos 40 «productos químicos peligrosos», entre ellos 800 toneladas de nitrato de amonio, 700 toneladas de cianuro de sodio y 500 toneladas de nitrato de potasio. La gran cantidad de estos materiales ha causado el temor a que a la catástrofe industrial de la semana pasada le suceda una medioambiental, después de que el organismo oceanográfico nacional hallara trazas de cianuro de sodio y de fenol volátil en aguas marinas próximas. Además, el jefe del grupo de emergencia del buró de protección medioambiental de Tianjin, Bao Jingling, planteó la posibilidad de que restos de ese cianuro, altamente tóxico, hayan llegado a los edificios residenciales de las proximidades.

Entretanto, Tianjin celebró actos de homenaje a las víctimas mientras continúan en el puerto las protestas de vecinos que han perdido sus hogares y exigen tanto compensaciones como castigo a los culpables. GARA