Curro VELÁZQUEZ GAZTELU
IRUÑEA

Flamenco on Fire se dispone a llegar a todos los públicos

Un año más, y con este van tres, todos los amantes de la música en general y del flamenco en particular vamos a disfrutar de la cita más importante de este género en toda Euskal Herria: Flamenco on Fire. Ayer se presentaron las actividades paralelas del festival.

gara-2016-06-23-Noticia

La cita fue ayer y acudió a ella Miguel Moran, director de Flamenco on Fire; Maider Beloki, concejala de Cultura de Iruña; Javier Lacunza, director de Baluarte; Ricardo Hernández, de la asociación gitana Gaz Kaló; y Ana Díez Fontana y Javier Fernández Valdivielso, representando a entidades bancarias que van a colaborar con el evento.

Como primicia, se presentó una propuesta novedosa y podríamos decir arriesgada: Flamenco en los Balcones. Una iniciativa que, emulando a lo que ya se hizo en Cádiz bajo el mismo denominador, intenta llevar el flamenco a la calle, romper con el formato donde el público tiene que ir a buscar el flamenco en espacios cerrados como teatros, salas o bares. Algo imprescindible, aún más en ciudades donde aún el flamenco tiene que darse a conocer y desprenderse de, cada vez menos, prejuicios y desconocimiento. Porque a fin de cuentas el flamenco es una música del pueblo y para el pueblo y todo lo que se haga a favor, siempre será engrandecerlo. Podremos disfrutar en esta novedosa propuesta de artistas de la talla de Arcángel, Diego de Morao, Joselito Acedo, Montse Cortés, Dani de Morón, Alba Molina y Guadiana, entre otros. El evento se centrará en varios balcones de la ciudad en los días centrales del festival, del 24 al 28 de agosto.

Este año se hace homenaje a otro de los grandes, Juan Habichuela. El año pasado a Pepe, también Habichuela. A pesar de repetir familia, instrumento, estilo y ciudad, no esperemos, quiera la organización, transmitir que no hay más flamenco más allá de Sacromonte-Madrid. De todas formas, un merecidísimo homenaje a una de las grandes figuras y que, desgraciadamente, en estos momentos no está pasando un buen momento personal. Un homenaje que es inevitable recordar es aquel que se le hizo en 1996 en su ciudad natal, Granada, y en la que acudió lo más granado del flamenco: Enrique Morente, Ketama, etc…

También se presentó la III Jornada sobre Arte Flamenco, bajo el auspicio de la asociación gitana de Iruñea Gaz Kaló. Habrá clases magistrales por parte de Farruquito, Arcángel y demás. Ciclo de documentales, flamenco para niños y conferencias. Para cualquier información e inscripción, acceder a la web de Flamenco on Fire.

La ruta gastronómica Pincho Sabicas sigue su itinerario para disfrute de todos. También tenemos que nombrar algo imprescindible en cualquier evento flamenco, el ciclo nocturno que se hará un año más en el Hotel los Tres Reyes. Espacio para la convivencia, la juerga y el desplaye.

A pesar de las dificultades con las que hoy en día supone levantar y mantener un proyecto de estas características, Flamenco on Fire no se rinde, y por ello ha decidido hacer un formato más reducido en los años pares, para así ir itinerando a modo de bienal. Larga vida a Flamenco on Fire. Larga vida al flamenco en el país de los vascos.

 

«Se han creado espacios de interrelación»

Ricardo Hernández, de la asociación gitana Gaz Kaló, valoró positivamente la iniciativa Flamenco on Fire y consideró que, durante sus dos ediciones, «se han creado espacios de interrelación, de convivencia, donde todos los estratos sociales pueden entrar». Hernández valoró también que el festival «sigue honrando la figura de una persona que para nosotros es el mejor embajador de la cultura gitana y del flamenco universal: el tío Sabas».

Por su parte, el director de Baluarte, Javier Lacunza, se mostró convencido de que el festival enriquecerá el verano iruindarra y consideró que «todos los buenos proyectos» tienen que contar con una colaboración «grande» entre distintos estamentos. Ensalzó también la «mayor apertura» que se pretende dar al festival, para que sea «vivido desde la ciudad», y el hecho de que cultive la divulgación y la enseñanza. «Al final, el conocimiento hace disfrute», dijo Lacunza. GARA