2016/12/30

Dimite Portilla, el hartazgo de Trebiñu va en aumento

Ignacio Portilla deja el Ayuntamiento de Trebiñu. Anunció su marcha en la sesión extraordinaria de ayer, tras la designación de Elena Ramírez como nueva alcaldesa. Portilla se va, al igual que Ernesto Argote, para mostrar su hartazgo con las instituciones vascas, que negocian un nuevo convenio con la Diputación de Burgos. «No queda más que plantarse, o por lo menos no colaborar de forma directa o indirecta con Castilla y León, que es lo que están haciendo».

Ion SALGADO|GASTEIZ
1230_eh_portilla

El pleno extraordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de Trebiñu dejó dos noticias: la designación de Elena Ramírez como nueva alcaldesa y la dimisión de Ignacio Portilla, que criticó la inacción de las instituciones vascas. «No queda más que plantarse, o por lo menos no colaborar de forma directa o indirecta con Castilla y León, como se está haciendo», censuró en declaraciones a GARA.

Portilla, que también abandonará la Comisión de Integración de Trebiñu en Araba, anunció su dimisión dos semanas después de que Ernesto Argote renunciase a la Alcaldía. Los dos han dimitido para denunciar el abandono y la falta de compromisos de las instituciones alavesas y burgalesas, que están ultimando un nuevo convenio para mejorar, supuestamente, la atención a los vecinos del enclave.

El convenio permitiría combinar esfuerzos para mejorar infraestructuras y servicios, pero dejaría al margen las reivindicaciones legítimas de los dos ayuntamientos del enclave, que desean formar parte de la CAV. Algo que ha suscitado el enfado de quienes defienden la integración de Trebiñu en Araba.

«Los convenios son el peor escenario, porque la situación de parcheo no es la solución», destacó Portilla, que cargó contra el PNV. «Parece que no están por la labor de cumplir sus compromisos», señaló en alusión a la actuación de la Diputación de Araba, que se comprometió a vincular la firma de nuevos convenios con la búsqueda de una solución definitiva para el enclave.

Diálogo con Araba y Burgos

Por su parte, Elena Ramírez apostó por dialogar con las instituciones de Araba y de Burgos para mejorar los servicios «sin perder de vista el problema de la territorialidad».

En declaraciones a Efe, la nueva alcaldesa anunció una ronda de contactos con las autoridades alavesas y burgalesas para lograr mejorar la atención en sanidad, educación, servicios sociales y viabilidad invernal. Además, les pedirá que valoren «la introducción, junto a estos temas, de la dependencia territorial de Treviño, que es un tema muy importante».

También avanzó que seguirá una línea de trabajo muy parecida a la de su antecesor en el cargo, que dejó su puesto por el «bloqueo» del conflicto territorial de Trebiñu por parte de las instituciones vascas y castellanas. Ramírez fue elegida primera edil con los votos del propio Argote, de los ediles de la agrupación independiente y del único representante jeltzale.

SIN ALTERNATIVA


Ignacio Portilla denunció que no hay ninguna alternativa para los vecinos de Trebiñu. «La única opción que nos queda es plantarnos», destacó.