2017/06/20

El sector de logística afirma que la crisis ha obligado a ajustar mucho los precios

El Clúster de Movilidad y Logística de la CAV subraya que los precios que se pagan por estos servicios «no mejoran», por lo que las empresas que subsisten son las que ahorran invirtiendo en mejoras tecnológicas.

GARA|BILBO

CAMBIO RADICAL


El sector espera en los próximos años una revolución con la llegada de sistemas autónomos (sin conductor), cooperativos e inteligentes, que van a favorecer un cambio radical en el que la movilidad, tanto de personas como de mercancías, se gestione sin manipulación humana directa.

La XIV Asamblea General del Clúster de Movilidad y Logística de Euskadi (MLC-ITS), que tuvo lugar ayer en Bilbo, incluyó el relevo en su Presidencia, que pasa de Iñaki Iturrioz –de Azkar Dachser Group– a Luz Pérez –representante del Grupo Uvesco–. Estas son dos de las empresas más destacadas de la asociación, de la que también forman parte, entre otras, Eroski, CAF, Irizar, Zaisa, Orona o Euskotren.

El director del clúster, Fernando Zubillaga, explicó que en este sector «la crisis ha pegado duro; los precios se han ajustado mucho, el beneficio ha bajado mucho, las empresas también han modernizado su sistema de gestión y se han hecho mucho más eficientes. Hay una cierta mejoría, pero sigue siendo un sector muy complicado y con precios muy ajustados».

En la misma línea, Iturrioz comentó que llevan «siete años sufriendo, de caída continuada». «Ahora –añadió–, parece que las perspectivas mejoran pero los precios que tiene el mercado para cubrir los servicios de logística no mejoran; todo se basa en mejoras tecnológicas y de productividad de las empresas para poder subsistir». «Evidentemente, eso tiene un impacto negativo en el empleo del sector; en los últimos años han desaparecido muchas empresas pequeñas y van quedando las empresas que invierten en tecnología», insistió Iturrioz.

Plan estratégico

En este contexto, tal como explicó Luz Pérez y recogió la agencia Efe, el clúster ha preparado su “Plan Estratégico 2017-2020” con dos objetivos: mejorar la competitividad mediante la incorporación de nuevas tecnologías, y el apoyo a la internacionalización mediante sinergias entre las empresas.

«La globalización es una amenaza para las pymes vascas del sector, sobre todo cuando vienen empresas con una base tecnológica muy potente. Todos esos servicios que se exigen ahora, esas empresas los tienen implantados; uno de nuestros retos es que las empresas vascas puedan desarrollar esos servicios y hacer fuerza», destacó, por su parte, Zubillaga.