2017/07/20

Erreportajea
 
CHAVES BUSCA LO POSITIVO EN SU DURO DEBUT EN LA PRUEBA QUE SUEñA GANAR

Johan Esteban Chaves vive su debut en el Tour marcado por la muerte de su fisioterapeuta Diana Casas, atropellada cuando rodaba en bicicleta. Se hundió y no pudo empezar peor la prueba que sueña ganar y que se marcó como objetivo tras hacer podio en Giro y Vuelta el año pasado.

Joseba ITURRIA
0720_kir_tour2

La condición que pone Esteban Chaves para atender a GARA con la amabilidad que le caracteriza es hablar solo del Tour. No quiere recordar el golpe que para él supuso la muerte el tercer día de carrera de Diana Casas a los 25 años. Se cayó en un descenso y fue arrollada por un autobús mientras participaba en el Desafío a Letras. Era una persona de confianza, además de fisioterapeuta suya y de la Fundación Esteban Chaves. Ya el año comenzó complicado con una lesión de rodilla que le impidió competir desde el Herald Sun Tour hasta el Criterium de Dauphiné, cuatro meses desde febrero hasta junio que llevaron a su equipo a cambiar el programa de Simon Yates para que corriera el Tour ante las dudas que podía presentar Esteban Chaves, que ayer quiso ser protagonista en la fuga.

Ha sido un año terrible para él, pero no pierde su sonrisa y su positivismo hasta en los momentos más duros. Así trasmite a GARA que está «muy contento, emocionado como siempre. Es la primera vez y trato de disfrutar al máximo. A veces duele mucho, pero hay que disfrutarlo. Para mí era un sueño llegar a correr un Tour. Mi padre vivió la época de los 80 con Herrera y Parra y me trasmitió la pasión que tenía por el ciclismo y fue así como empecé a querer este deporte y quise ser ciclista. Y en las muchas conversaciones con mi padre hablaba de eso y me decía que si me entregaba a este deporte podía llegar a correr un Tour y le decía que si podía ganarlo y respondía que si trabajaba y peleaba por ello podía llegar a disputarlo».

Ese era su objetivo tras ganar el año pasado una etapa y acabar segundo en el Giro tras Nibali y llevarse dos triunfos parciales y terminar tercero la Vuelta tras Quintana y Froome. No ha podido ser y no quiere buscar excusas en lo que ha pasado: «Son cosas que pasan, venimos con un plan, hay que cambiarlo y ahora mi objetivo es apoyar a Simon Yates lo más que pueda para mantener el maillot blanco y para que acabe en la posición más alta posible en la general».

A pesar de entrar en la fuga, acabó en la última grupeta a 33:41 y es 57º en la general, pero añade que «nadie se acuerda del primer Giro porque acabé el 55º y al año siguiente quedé segundo cuando nadie pensaba que podía terminar en el podio. Ojalá pueda pasar lo mismo en el Tour. Hay que ir poco a poco. Los medios de comunicación meten mucha presión a los corredores y se olvidan de todo el proceso, se olvidan de que tenemos que crecer, que somos seres humanos que vivimos cosas diferentes al ciclismo también y hay cosas que no dejan que lo que quieres llegue cuando lo deseas».

Chaves parece quejarse de los periodistas que han seguido su Tour y deja entrever el drama que ha vivido, pero recuerda que ha sabido asumir la responsabilidad y acabar entre los cinco primeros sus tres grandes anteriores. Por eso pide tiempo. Aunque hayan pasado ya seis años desde que ganó el Tour del Porvenir y se le empezaron a adjudicar grandes objetivos, solo tiene 27 años e insiste en que «las cosas tienen que llegar cuando tienen que llegar y ya está. Esperemos que más adelante dispute el Tour».

«En el Tour todo es mucho más grande»

De su primer contacto con la prueba Esteban Chaves destaca que «todo es mucho más grande, los sponsors, la organización, el podio, la toma de planilla, los medios de comunicación... Todo tiene más relevancia, también se va más rápido en el plano y los equipos vienen preparados para esto».

Aunque todos dan por segura su presencia en la Vuelta en un gran Orica con los hermanos Yates y lleva un año con pocos días de competición, el colombiano trasmite que «hay que analizar cómo termina todo y después decidiremos si vamos a la Vuelta».

 

Pantano: «Trabajar para contador es lo mejor que me ha podido pasar»

Otro colombiano que no ha rendido como el año pasado, pero que ayer se dejó ver en la fuga y trabajó mucho en cabeza fue Jarlinson Pantano, que trasmite a GARA que está «muy contento en el Trek y trabajar para Alberto es lo mejor que ha pasado en mi carrera por cómo es como corredor y como persona. Da mucha seguridad y aprendes bastante de alguien como él. Ha estado tocado por las caídas, pero es un gran corredor que no se da por vencido y se ha centrado en intentar ganar una etapa».

No ha podido igualar su nivel del año pasado: «Era mi segundo Tour y salió todo bien, ahora tengo un poco más de experiencia, siento que cada año voy un poco a mejor y con más madurez esperamos ir mejor. Las cosas no han salido tan bien como queríamos, pero esto es el ciclismo».

De los vascos del Trek comenta que «Markel es una persona que le pone mucho ambiente al grupo, un gran amigo. Haimar es una persona con mucha experiencia que me ha enseñado muchas cosas y estoy muy feliz por conocerlos».J.I.