2017/07/22

IMANOL ERVITI
CORREDOR DEL MOVISTAR

El único corredor navarro del Movistar trasmite que la caída de Alejandro Valverde en la primera etapa y la imposibilidad de Nairo Quintana de alcanzar su mejor nivel tras disputar el Giro han marcado un Tour complicado para Movistar. Reconoce que dentro del equipo han comentado la pena de ver que este era el año en el que más vulnerable parecía Froome y más accesible la victoria.

«Cuando empiezas con algo atravesado cuesta mucho darle la vuelta»
Joseba ITURRIA
0722_kir_tour2

Le queda la sensación de hacer bien su trabajo porque Quintana ni se ha caído ni se ha quedado cortado, pero recuerda que la labor de un gregario la hacen buena los líderes.

¿Movistar no ha podido cumplir en el Tour con las expectativas?

Empezamos con el pie izquierdo con la caída de Alejandro y después el trabajo de todo el grupo ha sido muy bueno, muy profesional. Hemos hecho todo lo que estaba en nuestra mano, hemos podido salvar todas las trampas que suele haber en el camino, como las caídas, los problemas con el viento, pero con el nivel que tenía Nairo no hemos podido disputar la general y eso condiciona la moral de todo el equipo y hemos tenido un Tour muy complicado.

¿Le queda la sensación de que el trabajo lo han hecho a la perfección y no ha tenido resultados?

A nosotros nos hacen buenos los líderes. Es una maravilla que trabajes y el líder responda y gane. Da valor a tu trabajo. Este Tour vamos a pasar más desapercibidos. El deporte es así y no hay que darle más vueltas, sino aprender, tomar nota y mejorar lo que esté en nuestra mano para volver a disfrutar.

¿La baja de Valverde ha pesado?

Para el grupo no ha sido fácil. Alejandro es un corredor, pero representa mucho más para el ánimo del equipo. Es un apoyo enorme, un soporte para todos, le da al grupo mucha presencia y seguridad. Hay veces que cuando empiezas con algo atravesado, cuesta mucho darle la vuelta y hemos ido a remolque.

Además Nairo Quintana ha acusado el esfuerzo del Giro...

Ha quedado demostrado que no ha recuperado. Era el Giro del Centenario, una cita superatractiva para Nairo y el equipo y merecía la pena estar allí e intentar el doblete. Ha sido duro, nos ha superado la exigencia que ha tenido el Giro y el nivel de Nairo no ha sido el deseado.

¿Cómo le han visto a Nairo durante todo el Tour?

Al inicio venía bien de confianza, pero es un deporte muy duro y si no estás al 100%, se nota cada día más. Nos gustaría que hubiera estado al 100% y ha estado un escalón por debajo. Lo intentó, ha habido días como el de Foix que hizo un carrerón, pero la realidad es que está un escalón por debajo de gente que ha llegado más en forma. Le he visto triste porque es un competidor nato y en la cita más importante llega con aspiraciones y no está como le gusta...

Desde fuera se ha transmitido una sensación de mal ambiente con Nairo, su padre, Eusebio...

El ruido realmente está fuera, en la prensa, en las redes sociales, que muchas veces suelen ser peligrosas para la gente que no está acostumbrada. Muchas veces te hacen la pregunta incluyendo la respuesta... En el equipo todo ha ido muy calmado. Eusebio trasmitía que veía que trabajamos bien, que llegábamos a donde llegamos, que no era un problema nuestro. Nos ha trasmitido calma, seguridad y la imagen del equipo ha sido la de siempre. Nairo ha peleado, lo ha intentado por todo los medios, ha buscado ser protagonista hasta donde el físico le ha dejado y al que lo da todo lo que puede no le puedes exigir más.

¿Su peor Tour ha coincidido también con el peor de Froome?

Lo hemos comentado en el autobús, que la pena que tenemos es que era el año en el que estaba más vulnerable y más accesible parecía disputar la victoria. Da pena, pero no cambia nada. Lo que importa es llegar nosotros al 100% y ganar por propios méritos. Habrá que apuntar los errores, las cosas a mejorar y el año que viene volver mejor.

¿El Tour tampoco puede eclipsar la gran temporada de Movistar?

Si hacemos balance hasta el Tour, llevábamos un año excepcional. Enlazamos Valencia, Andalucía, Tirreno, Catalunya, País Vasco, las clásicas... Nairo fue segundo en el Giro y ganamos dos etapas... El Tour ha sido un chasco, pero el deporte no son matemáticas y no salen las cuentas redondas y esto te permite valorar que otros años que hemos salido mejor del Tour tenía su mérito. Parecía que estábamos habituados a estar en el podio y esto te hace valorar mejor eso.

El año que viene puede trabajar para Landa, Nairo y Valverde...

Seguro que sería un buen plantel, pero esas cosas son rumores y hasta que no se confirmen no me hago ilusiones. Que a mí nadie me ha dicho nada...

«No creo que vaya a la Vuelta porque Eusebio quiere llevar un equipo joven»

Está contento con el nivel que ha dado toda la temporada a pesar de que no pudo igualar los dos puestos en el Top 10 que logró el año pasado en Flandes y París Roubaix. Asume que no estará en la Vuelta.

¿Cómo fueron las clásicas tras los Top 10?

Era complicado repetirlos. Había ido a las clásicas diez años y no los había logrado. Son carreras que me gustan y me puedo adaptar, pero el año pasado sobre todo un factor que me ayudó muchísimo fue entrar en las fugas, que no es sencillo cogerlas. Si vienes detrás depende mucho de la colocación, de la pelea... Yo más que ser un experto clasicómano, voy más por el lado del aire, me desgasto más. Lo intenté, peleé, pero no conseguí estar a la altura del año anterior.

¿Va a correr la Vuelta?

Creo que no iré, aunque está por decidir. Va a haber un cambio de planteamiento. Eusebio aprovechará para llevar un equipo joven para que los chavales cojan experiencia. Iremos con menos responsabilidad de sujetar la carrera y de manejar situaciones y tiene menos sentido que vaya yo. Si no corro la Vuelta, me tocará estar en otros frentes, pero me da pena no ir porque he hecho las diez últimas y me faltará algo. Pero sin problemas, hay otro calendario que tampoco me molesta conocer.J.I.

La pena que tenemos es que era el año en el que Froome estaba más vulnerable y más accesible parecía disputar la victoria