2017/12/05

Una gran victoria que confirma el renacimiento nacional corso

La coalición nacionalista Pè a Corsica de Simeoni y Talamoni ha obtenido una enorme victoria en la primera vuelta de las elecciones territoriales. Con ello, además de una posición de fuerza frente a París, se da fe del proceso de fortalecimiento de la nación corsa.

GARA|AIACCIU
1205_p015_corsica

Los resultados de primera vuelta de las elecciones territoriales celebradas anteayer han situado a la coalición nacionalista Pè a Corsica en la avenida de la victoria, con unos resultados espectaculares (45,36% de los votos), muy por encima de las expectativas que tenían. Y con este remarcable resultado, que prácticamente invalida la posibilidad de articular un «frente republicano» unido contra la «aventura independentista» que les pudiera hurtar la victoria en la segunda vuelta, los nacionalistas dirigidos por Gilles Simeoni y Jean-Guy Talamoni confirman y amplifican su victoria de 2015, enviando así una señal muy fuerte a París.

Las fuerzas patrióticas corsas Femu a Corsica (autonomistas liderados por Simeoni) y Corsica Libera (independentistas encabezados por Talamoni), unidas y percibidas como la única alternativa al tradicional sistema clientelar de clanes y al asistencialismo ejercido desde la metrópoli, han demostrado ser un sujeto creíble y pegado al terreno. Sus líderes tienen carisma, conectan con la juventud y, lejos de sufrir algún desgaste tras dos años en el poder, han renovado un amplio mandato popular, largamente mayoritario, que les dota de fuerza y legitimidad para negociar con París una solución política para Corsica.

Aparcada tácticamente la vía unilateral a la independencia, su apuesta ahora pasa por obtener en tres años un nuevo estatuto de autonomía y por ponerlo en práctica en otros siete años, para poder garantizar así, entre otras cuestiones, la cooficialidad de la lengua corsa, el establecimiento del estatuto de residente para poder proteger a los electores y la consecución de la amnistía para los presos políticos y los buscados por la Justicia. Y todo ello, como declaró tras la victoria electoral el «Primu Ministru» Gilles Simeoni «dirigiéndonos a todos los corsos, no solo a los nacionalistas, reforzando siempre la cohesión de la sociedad corsa».

«Riacquistu di Corsica»

En cualquier caso, y a la espera de la segunda vuelta que se celebrará este próximo domingo y que dilucidará los 63 electos de la nueva Colectividad Única, nacida de la fusión de los dos departamentos (Norte y Sur) y de la Colectividad Territorial, en lo que será el cuarto cambio de estatus que conocerá Corsica desde 1982, lo cierto es que estos resultados del nacionalismo corso se engloban en un proceso que viene de lejos y que avanza sin pausa. Conocido como el «Riacquistu di Corsica» (Renacimiento de Corsica), se trata de un proceso multifacético que busca emancipar la isla y liberarla del jacobinismo francés.

En lo que respecta al frente electoral, es evidente que esa estrategia está bien articulada y da sus frutos. Que a la vista de los resultados, los electos nacionalistas que el pueblo corso ha elegido, a pesar de las presiones y temores agitados por los servidores de París, son apreciados y escuchados. Y gozan de una legitimidad democrática que ningún prefecto jamás ha tenido.