2018/03/14

Koldo CAMPOS
Escritor
Modernizar la Justicia

Mientras sigamos pensando que la Justicia precisa de magistrados versados en jurisprudencia y que apliquen la ley con arreglo a la razón y a la equidad, la Justicia va a seguir siendo una mierda. Las modernas tendencias en la administración de la Justicia exigen más, mucho más. Demandan jueces capaces de calibrar las intuiciones y evacuar sentencias sensoriales, que puedan servirse de impresiones, de presentimientos. Jueces que se nieguen a cursar órdenes de detención si presagian que el delincuente desea ser detenido. Jueces capaces de oír a los oráculos cuando estos auguren la ocurrencia de hechos violentos, así no haya más indicios paranormales que los que propinan sus fuerzas del orden; o que apelen a místicos trances para desentenderse de la seguridad de sus presos preventivos...

Y donde esté una buena corazonada que se quite una experticia, que mejor que una prueba pericial es una feliz premonición.

Solo falta que cambien sus honorables togas, birretes y puñetas, por atuendos acordes a sus fallos, como cucuruchos y capirotes. Y que en lugar de testigos y ciencias se ayuden de videntes, de chamanes, de médiums, de bolas de cristal, de cartas del Tarot, de magia en blanco y en negro... para «afinar» los casos.

(Euskal presoak Euskal Herrira)