2018/03/14

Por coraje que no quede

Los rojiblancos apelan a su entrega y, sobre todo, al fervor de los aficionados para dar la vuelta a la eliminatoria de Europa League.

Iñaki TELLERIA
0314_kir_p027f01

A pesar de que la hora del partido (19.00) es un poco temprana para lo que acostumbran los aficionados del Athletic, tanto los integrantes de la plantilla como las peñas se están esforzando estos últimos días en animar a la gente a que acuda en masa a San Mamés, convencidos de que, si el campo se convierte en una caldera, el equipo rojiblanco tendrá opciones reales de dar la vuelta a la eliminatoria y meterse en cuartos de final.

El último partido de Liga ante el Leganés emitió tímidas, aunque buenas, vibraciones, tras la enésima depresión de esta temporada como consecuencia del triste espectáculo del Velodrome. Por ello, si el Athletic sabe aprovechar esta ola buena empujado –eso sí– por una grada caliente, el milagro se podría producir. A este clavo se agarra todo el mundo y, si no lo hace –dijo ayer Aduriz–, «es mejor que ni venga. Sin ninguna duda, el que no tenga la certeza de que es posible seguir adelante y que se puede ganar un partido con dos goles es mejor que ni venga», insistió el máximo goleador de la presente edición de la Europa League.

El delantero añadió que «es importantísimo que San Mamés ayude» a sus jugadores, ya que los hace «ser mejor equipo. Sabemos la importancia que tiene que esté los 90 minutos arropándonos y animándonos», dijo el donostiarra, aún asumiendo que los jugadores no están «en situación de pedir nada porque la temporada no está al nivel que nos gustaría». En este sentidó, declaró que esperan «dar una alegría a todos».

Balenziaga no, Rico sí

En cuanto al entrenamiento de ayer y el estado de la plantilla, Mikel Balenziaga es seria duda, mientras que Mikel Rico parece ya recuperado. El centrocampista vizcaíno, como ya anticipaba Ziganda el pasado sábado, se ha ejercitado con normalidad junto a sus compañeros en los dos entrenamientos de esta semana.

En cambio, el lateral de Zumarraga, que reapareció en Marsella después de casi tres meses lesionado, no salió de inicio con sus compañeros al entrenamiento de ayer en Lezama, por lo que es muy posible que no esté para recibir al Olympique. De no poder jugar, Balenziaga se uniría a las bajas de Iker Muniain, por lesión, y Raúl García y Mikel San José, ambos por sanción. En la sesión tampoco participó Raúl García y Ziganda echó mano de tres jugadores del filial, todos laterales: Jesús Areso, Jon Sillero, derechos, y Andoni López, izquierdo. Este último ya ha debutado esta temporada con el primer equipo.

El Athletic realizará el último entrenamiento esta tarde (19.15 horas), también en Lezama. Antes, Ziganda y un jugador protagonizarán en la sala de prensa de San Mamés la comparecencia oficial ante los medios que programa la UEFA. Después de Kuko, intervendrán en el mismo escenario el entrenador del Olympique, Rudi García, y un jugador de su equipo.

Anthony Taylor, el árbitro

El árbitro inglés Anthony Taylor dirigirá el partido de mañana en San Mamés. Es internacional desde 2013 y nunca ha coincidido con el Athletic.

Oporto-Besiktas (1-3), Olympiacos-Barcelona (0-0) y Anderlecht-Bayern Múnich (1-2) correspondientes a la fase de grupos de la Champions son algunos de los que ha pitado esta temporada, junto a Constanta-Salzburg (1-3) y Leipzig-Nápoles (0-2) de la Europa League.

 

Herri Norte denuncia ser objeto de «persecución»

Herri Norte hizo público ayer un comunicado en el que denuncia ser objeto de «una campaña de persecución y criminalización por parte de algunos medios de comunicación, así como del Departamento de Seguridad y de los responsables de la Ertzaintza». Critica que «solo en las dos últimas temporadas» han recibido más de 60 sanciones administrativas, «a pesar de que –insisten– cumplimos todas las exigencias que nos impone el club en la introducción de pancartas en la grada, en los desplazamientos...». En su nota piden a los aficionados que en lugar de verles como «culpables de todo lo que ocurre alrededor del Athletic, se pregunten por qué se nos señala en los medios y por parte de la Ertzaintza y algún partido político» tras «más de mil desplazamientos en los últimos 35 años apoyando al equipo». Añaden que les parece «mucha casualidad que los únicos problemas siempre hayan sido en Bilbo y en dispositivos organizados por la Ertzaintza». GARA