2018/07/12

Investigan la dieta de los neandertales a través del sarro de sus dentaduras

El estudio, en el que participa el científico de Ikerbaske Domingo D. Salazar, parte del debate existente sobre si una de las causas de la desaparición de los neandertales pudo ser su dieta.

GARA|BILBO

ESTRATEGIA


La investigación de los fragmentos de sarro demuestra que la explotación de plantas y vegetales para ser consumidos era una estrategia de subsistencia extendida y arraigada.

Un equipo internacional de investigadores, en el que participa el científico de Ikerbaske Domingo D. Salazar, ha estudiado la dieta alimenticia de los neandertales a través del sarro de sus dentaduras y ha concluido que consumían de forma generalizada y arraigada un tipo concreto de vegetales, como estrategia de superviviencia.

El estudio, en el que también ha participado Robert C. Power del Instituto Max-Plank de Antropología Evolutiva y que se ha publicado en el “Journal of Human Evolution”, parte del debate existente entre la comunidad científica sobre si una de las causas de la desaparición de los neandertales pudo estar en su dieta.

Se cree que los neandertales tenían dietas más limitadas, mientras que los antepasados del homo sapiens tenían dietas más flexibles y adaptativas que incluían alimentos procedentes del mar y abundante ingesta de plantas, señalan los investigadores en un comunicado.

La investigación de los fragmentos de cálculo dental o sarro realizada ahora demuestra que la explotación de plantas y vegetales para ser consumidas era una estrategia de subsistencia de los neandertales extendida y profundamente arraigada, expresa Salazar.

Sin embargo, en el estudio de las dentaduras de neandertales recolectores, desde el trópico hasta el ártico, no se han encontrado evidencias de variación dietética en el tiempo y el espacio en el consumo de alimentos de origen vegetal. Esto puede implicar que el consumo de vegetales en los neandertales estaba limitado a un tipo de planta o vegetal concreto, a diferencia de los sapiens modernos, han aventurado los investigadores.

En opinión de Salazar «esta forma de alimentarse, en lugar de ser signo de primitividad, refleja una estrategia que simplemente se mantuvo durante miles de años por su eficacia».