2018/07/13

Una médica denunciante señala que «la filtración es un secreto a voces»

Marta Macho, una de los médicos que denunció las irregularidades en la OPE de Osakidetza, respondió ayer a la responsable del Servicio Vasco de Salud, María Jesús Múgica, que el miércoles negó que se hayan filtrado exámenes. «La filtración es un secreto a voces en los hospitales, algo que te cuentan desde que empiezas», indicó la facultativa.

GARA|GASTEIZ
0713_eh_osakidetza

La anestesista Marta Macho, una de los médicos que denunció públicamente las irregularidades en la OPE de Osakidetza, criticó ayer las declaraciones de la directoria general de Osakidetza, María Jesús Múgica, que el miércoles anunció la repetición de varios exámenes de tres categorías de la Oferta Pública de Empleo y negó filtraciones.

«La filtración (de exámenes) es un secreto a voces en los hospitales, es algo que te cuentan desde que empiezas la residencia», afirmó Macho a Efe, y advirtió de que «mucha gente no denuncia porque es algo que está interiorizado». «No puede ser que estemos hablando de una OPE posiblemente fraudulenta y que no aparezca ningún culpable. ¿El error está en la corrección?, ¿en serio?», ironizó.

Los sindicatos también censuraron las explicaciones dadas por la responsable de Osakidetza. «Los argumentos esgrimidos en su comparecencia son una tomadura de pelo y un insulto a la inteligencia de cualquier persona que las escuche», apuntó LAB, que ha remitido a la Fiscalía de la CAV indicios de irregularidades en doce categorías, «que en breve ampliaremos hasta 19».

«Osakidetza no quiere solucionar el problema, no quiere acabar realmente con estas prácticas mafiosas y no quiere asumir ninguna responsabilidad por lo sucedido», destacó la central abertzale, que reclamó una investigación independiente y exigió que se depuren «todas las responsabilidades».

Una opinión compartida por ESK, que ayer volvió a solicitar la dimisión de Múgica y del consejero de Salud, Jon Darpón. Asimismo, puso en duda la objetividad de la investigación interna, «realizada por personas que forman parte de diferentes tribunales, con lo que su imparcialidad es cuestionable».

«ESK considera que ha de ser la Fiscalía a través de la investigación que está llevando a cabo la que dirima si ha habido o no filtraciones. Aseverarlo tan rotundamente en base a una investigación interna nos parece, cuando menos, temerario», manifestó el sindicato.

«Bochornoso»

Por su parte, UGT señaló que es «bochornoso» que Osakidetza no haya podido garantizar «los principios de igualdad, merito y capacidad que deben regir en el acceso a la administración pública». «Es intolerable que la empresa más grande de Euskadi no haya podido dar garantías de un proceso limpio», añadió.

El Sindicato Médico de Euskadi denunció que, a pesar de pertenecer a la comisión de seguimiento de la OPE, no ha recibido los informes encargados por el Servicio Vasco de Salud. «Lamentamos profundamente que, aparentemente, se hayan confirmado las sospechas sobre la falta de limpieza de algunos procesos selectivos. Nos hubiera gustado equivocarnos», apuntó.

TVCP


El Tribunal Vasco de Cuentas Públicas alertó ayer de que Osakidetza tramitó como contratos menores la adquisición de medicamentos y de otros suministros por 8,7 y 82,9 millones de euros, fraccionando la contratación, lo que incumple los principios de publicidad y concurrencia.