2018/08/08

El PNV critica que Bizkaia acoja a 600 menores solos y la Rioja a uno

El portavoz del PNV en el Senado, Jokin Bildarratz, apostó ayer por «redistribuir» la protección a los menores no acompañados, recordando que «en Bizkaia hay unos 600» y «en La Rioja, uno o ninguno» y pidió «cuidado» en el mensaje para entender la solidaridad.

GARA|BILBO
0808_eh_errefuxiatuak

Mientras organizaciones humanitarias insisten en la necesidad de recursos y procedimientos que aseguren la protección de los inmigrantes menores no acompañados y garantías en los estándares de acogida, incluida la escucha a los menores y la atención a sus vínculos familiares y personales, las instituciones siguen abordando la cuestión fijándose en las cifras y reclamando un reparto más equilibrado.

Es el caso del Ejecutivo de Lakua, que plantea una distribución de efectivos en el conjunto del territorio español mediante cupos, para aligerar la presencia «desproporcionada en Bizkaia». A ella se refirió el portavoz del PNV en el Senado, Jokin Bildarratz, quien apostó por «poder ser solidarios de otra manera, redistribuir y ser corresponsables de un tema complejo».

Tras la reunión el lunes de la Comisión Sectorial de Inmigración, que finalizó sin acuerdos, el senador jeltzale recordó ayer en Radio Euskadi que la CAV es de las comunidades que «más Menas (menores no acompañados) recibe» y destacó que «en Bizkaia hay unos 600 Menas y en La Rioja uno o ninguno». Pidió, eso sí, «cuidado» en el traslado de ciertos mensajes a la ciudadanía, porque «tienen que entender la solidaridad con los migrantes».

A la reunión de la Comisión Sectorial de Inmigración acudió en representación de Nafarroa la directora general de Inclusión y Protección Social, Gema Mañu. El Ejecutivo navarro trabaja ya en la puesta en marcha de un nuevo centro para atender más específicamente a los menores no acompañados que llegan al herrialde. En los últimos meses en Nafarroa se ha cuadruplicado la cifra de menores llegados sin acompañamiento, un total de 42 en el último año.

El Gobierno navarro ha sacado ya a concurso la creación de este nuevo servicio asistencial, que arrancará con 15 nuevas plazas, y que ya se ha perfilado como una asistencia que se adaptará a las necesidades de los menores tutelados y que estará especialmente orientada a su integración sociolaboral.

Goia defiende su atención

Al margen de la atención a los menores que llegan a Euskal Herria sin acompañamiento, la asistencia a las personas refugiadas que llegan al Estado sigue estando sobre la mesa de la Comisión Sectorial de Inmigración, que ha fijado un próximo encuentro a principios de setiembre. El portavoz del PNV en el Senado, Jokin Bildarratz, advirtió de que este es un problema «muy serio» que «no se va a solucionar este verano» y que precisa de «un gran acuerdo interinstitucional».

A juicio del senador jeltzale, la llegada de inmigrantes debe tratarse «en escala» y los estados de la UE «están obligados a dar con acuerdos que no están logrando todavía». Por contra, consideró Bildarratz que en la CAV se «está respondiendo muy bien» gracias al «gran esfuerzo» que están realizando sus instituciones.

Por su parte, el alcalde de Donostia, Eneko Goia, respondió a las críticas de colectivos ciudadanos sobre la situación en Irun y Donostia. Dijo que el Ayuntamiento no es «el único responsable de dar respuesta», sino que debe ser interinstitucional, «empezando por el Estado».

Goia defendió la asistencia que está ofreciendo el centro ubicado en la capital guipuzcoana y señaló que las personas refugiadas que se encuentran en la calle en Irun no desean ser trasladadas allí, porque «es retroceder en su objetivo final, que es atravesar la frontera».

Por su parte, el alcalde de Hendaia, Kotte Ezenarro, en declaraciones recogidas por Radio Euskadi, echó en falta la comunicación entre estados para dar una respuesta a la cada vez mayor presencia de refugiados.

«DEBER» DE ACOGER


En respuesta a la demanda de Lakua de una redistribución más proporcionada, Ongi Etorri Errefuxiatuak reclamó a las instituciones más implicación «ante el deber de acoger» a quien está en la calle.