2018/09/09

ASIER GARITANO
ENTRENADOR DE LA REAL SOCIEDAD

El entrenador realista hace una valoración positiva del trabajo realizado hasta ahora si no fuera por las lesiones. Defiende los cambios introducidos en la forma de trabajo y de jugar, aunque asume que no es fácil sustituir los hábitos. Entiende que tener el balón solo tiene sentido para hacer daño al rival, no entra a valorar las críticas de Olabe al inicio del equipo y no ve grupos dentro del staff técnico.

«Nos han traído para hacer cosas diferentes a las que se hacían»
Joseba ITURRIA
0909_kir_real1

En la segunda entrega de la entrevista concedida a GARA, Garitano analiza sus dos meses de trabajo con el equipo y los cambios.

¿Qué valoración realiza de sus primeros dos meses en la Real?

Positiva, sabía que vengo a un sitio diferente al que he estado los últimos cinco años y acostumbrado a hacer otras cosas, que no hablo ni de mejor ni de peor. Cuando hay un cambio ese proceso es difícil, suelo decir que es incómodo y doloroso y estamos en eso todavía. Dos meses es poco, estoy contento de cómo lo están afrontando los jugadores y veremos poco a poco. Hemos tenido muchos problemas en cuanto a lesiones importantes y otros jugadores que no han empezado a entrenarse.

Ha sido un cambio radical no solo en el organigrama técnico, también en la forma de trabajar...

Cambiar los hábitos de la gente acostumbrada a trabajar de una forma los últimos dos o tres años por lo menos no suele ser sencillo. Estamos en ese proceso de cambiar el día a día y estamos contentos de cómo va y también intentamos buscar no tener esos altibajos que el año pasado pudo tener la Real, intentar estar siempre más metidos en los partidos y que el día a día nos lleve a lograrlo. Es cuestión de tiempo, creemos en lo que hacemos. Nos han traído para hacer cosas diferentes a las que se hacían hasta ahora. Estoy contento con la predisposición.

¿No se ha pasado de un extremo al otro con la exigencia en la preparación física o la alimentación?

No sé lo que hacían las temporadas anteriores. Siempre digo que la forma de trabajar es diferente, hemos cambiado situaciones de gimnasio que sí que era importante para nosotros el trabajo de fuerza integrarlo todo a la idea de juego para mejorar en las cosas que se podían mejorar, para que cada jugador sea mejor. Estamos en eso.

¿Cómo valora los cuatro puntos sumados en tres partidos fuera?

Mentalmente no es sencillo jugar tres partidos fuera de casa, no gusta y en esta categoría tan igualada la mayoría de los equipos sacan los puntos en casa y fuera el porcentaje de victorias, quitando a los dos grandes, baja mucho. No era sencillo el inicio, hemos estado a veces mejor o peor, pero muy metidos en los tres partidos. Hemos sacado los cuatro puntos y hemos estado más cerca de sacar más, aunque también podíamos sacar menos. Hemos tenido nuestras opciones en todos los partidos y creo que en el fútbol tienes que saber aprovechar los momentos puntuales del partido y en los tres partidos los hemos tenido.

Lo peor han sido las lesiones, que han influido en los resultados...

Te cambian el estado de ánimo, empezando por el partido de Leganés. Estas jugando un partido bueno con 0-2, siendo solventes en muchas situaciones, y te quedas sin un compañero, no por una lesión normal, sino que se ve que es grave. Nos hizo daño la lesión de Diego. Luego, no jugando una segunda parte buena, tuvimos nuestro momento y no lo aprovechamos y te empatan en el 89 y te hace más daño. Y en Eibar más de lo mismo. Tras un cuarto de hora bueno, somos capaces de ponernos por delante y, después de una gran alegría, llega un disgusto con la lesión de Willian. La segunda parte fue buena, veía más cerca la posibilidad de ponernos por delante, las opciones más claras las tenemos nosotros y llegan esos últimos cinco minutos en los que se me ocurrió sacar a Martín para elevar la moral de un chico que venía de seis meses de lesión e iba a venir bien para los siguientes partidos y todo sale al revés. Al minuto se rompe el cruzado de la otra pierna y nos quedamos con uno menos y recibimos un gol en el 92. Es fútbol, es un juego, pasan estas cosas, pero todas al revés...

¿Qué plazos baraja para poder contar con los lesionados?

Raúl Navas irá a más. Con los demás en el tema de los médicos nunca pongo plazos porque no sabes lo que van a tardar y vamos pasando los días, las semanas. Con algunos como Diego y Martín está claro y con los demás habrá que tener paciencia porque estamos a inicio de temporada y hay que curar las cosas bien. No sé cuando voy a poder contar con Willian y Januzaj. No me hago a la idea o pienso que los quiero para tal partido. Sé cómo funciona esto y de un día para otro te llevas una alegría o te haces la idea de que van a estar y no es así. Me creo lo que veo en el día a día, lo que tengo ahora para poder jugar.

¿Van a marcar las ausencias un cambio para jugar con más centrocampistas como en Villarreal?

Depende del partido. Ahora solo contamos con Oyarzabal en banda. Januzaj no está y hemos metido a Sangalli en esa situación cuando siempre ha jugado por dentro. Solo tenemos centrocampistas y delanteros. Gente para jugar por fuera no hay y debemos ver las características de los rivales como en Villarreal, que era más claro porque utilizan muchos pases interiores y nos venía bien jugar con más centrocampistas y lo hicimos bien. Leganés y Eibar son equipos diferentes y ahí hemos jugado con dos delanteros sabiendo que no teníamos interiores. Ahora se verá... Hemos incorporado a Sandro y puede dar eso.

No le gusta hablar de estilos, pero los jugadores de la Real trasmitían el año pasado que disfrutaban con la forma de jugar que tenían...

Creo que hay que saber utilizar otras cosas para competir, para estar más cerca de ganar. Disfrutar y no estar cerca de ganar no me gusta. Los jugadores en Primera deben hacer más cosas que jugar solo de una forma. ¿Y si no funciona qué hacemos? Cambiar eso cuesta y queremos hacer otras cosas que hemos mejorado con respecto al pasado. Estamos en ese proceso y espero que seamos un equipo más completo, que domine y seamos mejores en otras facetas, no solo cuando tengamos el balón.

Tener al balón es para hacer daño. Tenerlo por tener, sin profundidad, sin acabar las jugadas y dar opciones a contraataques no es bueno porque en las transiciones si no eres rápido no me gusta. Me gusta tener el balón como el Barcelona, para ganar y hacer daño, no para tenerlo en zonas que pueden ser a veces de mentira. En el fútbol la diferencia está en los últimos 20-25 metros de cada campo. Hay que mejorar en el fútbol actual para dominar eso. Hay que tener profundidad, velocidad y, si no tienes jugadores capaces de generar ellos solo eso, que hay muy pocos en el mundo, no vale.

¿Busca un juego más directo, más rápido en las transiciones?

El paso intermedio es importante y más con los centrocampistas que hay en la Real, pero también la velocidad porque en el fútbol la gente está bien preparada y trabajada y, si no eres rápido y profundo, es muy difícil a no ser que seas uno de esos dos o tres equipos del mundo, aunque si los ves también son profundos y muy buenos en los últimos 20 metros. Me gustaría tener el balón ahí. En zonas que no haces daño tampoco mucho.

¿No se pierde demasiado en control de juego y en posesión cuando no son jugadores que se encuentren cómodos sin balón?

A veces crees que controlas el juego y el partido no. Tienes que intentar que el partido vaya a donde te interesa para estar más cerca de ganar. Hay que enseñarles que ésa es una parte del fútbol. Todo no es tener el balón. Cuando no lo tienes hay que saber defender para poder atacar. Eso forma parte del fútbol. Muchas veces para poder competir a alto nivel hay que hacer cosas que no te gustan o no te sientes cómodo. El día a día te enseña todo eso.

Olabe dijo que era un equipo de centrocampistas y se entendió como crítica a la forma de jugar...

No suelo leer nada. Tengo claro lo mío. Sé con quiénes puedo competir y hacemos una valoración de los que están para cada partido. En lo demás ni entro.

¿Le han sorprendido sus manifestaciones o las comparte?

Cuando hay que cambiar hábitos, suele ser incómodo y doloroso y es un proceso que debe pasar el equipo.

¿Entiende que tras estas declaraciones se busquen discrepancias internas con referencias a un grupo de confianza de Olabe y luego usted con su preparador como si hubiera dos equipos en uno?

Me imagino que no estaría aquí. Aquí el equipo solo es la Real, ni Garitanos ni Olabes... No, hombre no. Esto es la Real Sociedad.

Ha confiado en un equipo muy joven cuando viene de un perfil de equipos que recurren a gente experta para poder mantenerse.

En Leganés también tenía jugadores jóvenes. Tenemos tres que están en la selección española sub’21 y tienen experiencia, hay jugadores que han estado preseleccionados, aunque no han ido. Lo más importante es que sean buenos. Da igual que tengan 20, 21 o 28. La experiencia la dan los partidos y todos los que tenemos han competido a alto nivel.

El año pasado Eusebio incidía en la juventud de la plantilla y lamentaba que no se tuviera en cuenta el relevo generacional...

Son buenos jugadores y estoy contento con los que tengo. No voy a buscar excusas por ello. Lo que más me disgusta son las lesiones. Esto sí que no me ha gustado, sobre todo en este inicio. Esperaba contar con algún jugador que creo que es muy importante y a día de hoy no ha podido ni entrenarse. Por lo demás, estoy a gusto.

 

«La gente va se ser fiel y espero que el equipo le trasmita lo que somos los guipuzcoanos de entrega»

Ante su primer partido como entrenador de la Real como local en el nuevo Anoeta, destaca el beneficio que a nivel deportivo supone tener la afición cercana y espera darle alegrías.

¿Cambia entrenar al Leganés o a la Real? ¿Le sorprende el negativismo hacia el equipo y su persona cuando lleva dos meses y el calendario inicial era difícil?

Es lo mismo. Lo único que cambia es el envoltorio. Aquí hay más. En Madrid se lo llevan todo los dos vecinos y el Leganés es el equipo simpático pequeño, pero en el fútbol profesional solo vale competir y ganar y los resultados cambian la forma de pensar de mucha gente. Yo estoy en la calle y en Zubieta y el trato es bueno, con el resto de la gente no lo sé, pero, así entiendo el fútbol profesional, todo depende de los resultados. La exigencia se la pone cada uno. El año pasado nos pusimos la exigencia de mantener la categoría y ganar la Copa y este año será la que nos pongamos nosotros. No creo en nada más, veremos a dónde nos lleva.

El nuevo Anoeta va a atraer más gente al campo y la exigencia puede ser mayor...

Yo prefiero que vengan 28.000 o 40.000 y que estén cercanos. El objetivo que me marco es ser mejores y que eso nos lleve a estar más cerca de los mejores, poder acortar distancias con muchos equipos comparándonos con la Real más cercana. La gente tiene que estar ilusionada, está expectante cuando hay un cambio. La Real está muy metida en Donostia y en Gipuzkoa y la gente va se ser fiel al equipo y espero que el equipo trasmita lo que somos los guipuzcoanos de pelea, lucha y entrega, con la idea de poder jugar bien. Cada uno tiene que trasmitir lo que somos y espero conseguirlo.

¿Como entrenador qué significa pasar a jugar en el nuevo Anoeta?

Es mucho mejor. Venía a ver a la Real en Atotxa y luego a Anoeta con la pista se queda un poco lejos. Sentiremos más a la gente. Es importante. Ahora es un estadio moderno, sobre todo cuando acabe. A ver si somos capaces de alegrar a la gente. J.I.

Todo no es tener el balón. Cuando no lo tienes hay que saber defender para poder atacar. Para poder competir a alto nivel hay que hacer cosas que no te gustan o no te sientes cómodo.

Los jugadores en Primera deben hacer más cosas que jugar solo de una forma. ¿Y si no funciona qué hacemos? Cambiar eso cuesta y queremos hacer otras cosas que hemos mejorado.