2018/09/10

El fracaso de las negociaciones recrudece la escalada militar en Yemen

El fracaso de las negociaciones sobre Yemen hace temer una nueva escalada militar, en particular en la región estratégica de Hodeida, donde ayer 84 personas, entre combatientes progubernamentales y rebeldes huthíes, murieron en nuevos combates calificados de «violentos».

GARA|SANÁ
0910_mun_yemen

Al menos 11 combatientes progubernamentales y 73 rebeldes huthíes murieron ayer en Yemen en nuevos combates en los alrededores de la ciudad-puerto de Hodeida, en el oeste del país.

El sábado, las consultas auspiciadas por la ONU –las primeras desde hace más de dos años– fracasaron incluso antes de empezar. Los huthíes no se desplazaron hasta Ginebra tras no haber obtenido las condiciones necesarias impuestas para asistir. Los huthíes exigieron viajar en un avión de Omán, el traslado de los heridos hacia Mascate, la capital omaní, y la garantía de poder entrar en Saná. Las negociaciones sobre el conflicto que ha causado «la peor crisis humanitaria» del mundo según la ONU, debían de haber comenzado el jueves. Unas horas después de que el mediador de la ONU Martin Griffiths anunciara este estrepitoso fracaso, el jefe de los rebeldes Abdel Malek al Huti llamó a sus partidarios a la «resistencia frente a la agresión» del Gobierno yemení apoyado por una coalición militar dirigida por Arabia Saudí.

En un discurso retransmitido el sábado por la noche por la cadena Al Masira, ordenó «avanzar en todos los frentes» y reforzar «la defensa, la seguridad».

En opinión de Aleksandar Mitreski, investigador sobre el conflicto yemení en la Universidad de Sídney, «la falta de confianza» y «el desequilibrio de las fuerzas en el terreno» perjudican cualquier intento de acuerdo político. «La ONU desgraciadamente no tiene la capacidad de ser el mediador» en esta guerra que ha provocado unos 10.000 muertos, en su mayoría civiles y una crisis humanitaria sin precedentes, añadió.

SIN GARANTÍAS

La representación huthí no viajó a Ginebra porque la coalición liderada por Riad no aceptó las condiciones de los huthíes. Su líder, Abdelmalek al Huti, explicó que el traslado tendría que haberse realizado en «un avión omaní, chino, ruso o kuwaití», y que no tenían garantías suficientes para regresar a Yemen.