2018/09/11

Compañeros de Daniel M. no ven signos de trastorno

Excompañeros del acusado de matar a la bebé Alicia dicen que no mostraba signos de enfermedad mental y parecía normal. Hablaba con «lógica y coherencia» y no actuaba de forma «extravagante».

GARA|GASTEIZ
0911_eh_alicia

Varios excompañeros de trabajo de Daniel M., acusado de matar a una bebé de 17 meses en 2016 en Gasteiz, lo definieron como una persona «normal», que no presentaba un comportamiento «extravagante» ni mostraba síntomas de padecer una enfermedad mental.

La Audiencia Provincial de Araba acogió ayer una nueva sesión del juicio contra Daniel M., un profesor de música acusado de matar a la bebé Alicia, a la que el 25 de enero de 2016 lanzó desde la ventana de su piso. Este joven, que en el momento de los hechos tenía 30 años, reconoció haber lanzado a la niña por la ventana, aunque alegó que lo hizo porque vio en ella a la «semilla del mal» y porque se siente como un «ángel» que tiene la misión de «salvar el mundo».

La defensa solicitó que se le eximiera de toda responsabilidad penal, al considerar que cuando mató a la niña se encontraba en un estado de enajenación mental. La acusación, por el contrario, estimó que el supuesto delirio de Daniel es «mero teatro», y reclamó que se le condenara a prisión permanente revisable.

Cuatro excompañeros de trabajo de Daniel en centros musicales de Gasteiz y en Agurain, en los que el acusado era profesor de saxofón, coincidieron al definirlo como a una persona «normal», que no presentaba síntomas de enfermedad mental.

La primera testigo en declarar fue la profesora de saxofón de una escuela de música de la capital, que tuvo una relación «muy cercana» con Daniel M. Afirmó que este en ningún momento tuvo comportamientos «inadecuados o extravagantes».

En la misma sesión comparecieron los forenses que realizaron la autopsia de la bebé. A través de videoconferencia, se centraron en ratificar que la muerte de Alicia se debió a un traumatismo craneoencefálico con hemorragia cerebral causada por un impacto «intenso» contra una superficie dura.