2018/10/11

La Naval anuncia su liquidación tras más de un siglo de actividad

Un año después de iniciarse el proceso concursal, el astillero confirmó ayer la decisión más temida: presentará un ERE que afecta de forma directa a unos 180 trabajadores, y a muchos cientos de manera indirecta. El comité sostiene que «el único milagro posible» era que el armador Van Oord quisiera hacer la draga “Alexia”, «y no lo ha hecho».

GARA|SESTAO
1011_eko_naval

La noticia más temida por la plantilla de La Naval y el pueblo de Sestao llegó ayer: el astillero anunció un ERE de extinción para sus trabajadores, unos 180, un año después de iniciarse el proceso concursal. El expediente llegará «en las próximas dos semanas», confirmaron a Europa Press fuentes de la empresa vizcaina. Según argumentaron, se han visto abocados a ello tras agotar la tesorería, la ausencia de un inversor después de más de año y medio de búsqueda y la falta de una respuesta concreta por parte del armador holandés Van Oord por si contemplaba concluir la draga “Alexia”, que sigue en las gradas del astillero con su construcción paralizada.

La noticia le fue trasladada al comité de empresa en la reunión mantenida por la mañana con el director general y el administrador. El secretario general del comité, Juanjo Llordén, indicó que ambos les comunicaron que, tras reunirse la víspera con representantes del Ministerio, no detectaron intención alguna de ayudar al armador a «seguir con la construcción de la draga en el astillero con garantías», una de las premisas para evitar el cierre de La Naval.

Cuestión de voluntades

Para Llordén, lo que ha ocurrido «era algo esperado; nadie se puede dar por no avisado porque esto se veía venir hace tiempo. Cuando Van Oord empezó a poner pegas, se veía que íbamos a la liquidación sí o sí». En cualquier caso, comprende que el armador quisiera asegurarse «de que, si hacía la draga, alguien le iba a asegurar la financiación. Pero, ¿quién la avala? Eso tiene que salir o de los bancos o de los gobiernos», sugirió Llordén.

El portavoz del comité manifestó que siempre se espera «que se produzca algún milagro, pero aquí el único milagro posible era que Van Oord dijera que quiere hacer la draga, y no lo ha hecho. Y se supone que no lo va a decir porque si por lo menos los gobiernos se pusieran de acuerdo para convencerles, todavía, pero lo veo imposible». Y señaló directamente al Ejecutivo de Lakua porque tiene «una responsabilidad institucional y empresarial ya que la Margen Izquierda viene siendo castigada por decisiones políticas injustas durante décadas y tiene una de las tasas de paro más altas del país».

A los empleos directos que se destruirán se le sumarán los indirectos, unos 1.800. Se verán afectadas, además, entre 3.000 y 4.000 familias, estiman desde el comité. «El pan» de muchos hogares depende de ello, alertó.

 

Unas 3.000 personas marchan en Sestao en pro de una salida

Una manifestación convocada por el comité de empresa partió a las 18.30 desde La Naval contra el cierre del astillero y en demanda de soluciones que garanticen la viabilidad. A la marcha se fueron sumando personas de forma constante, hasta sumar unas 3.000.

Entre ellas se encontraba el alcalde de Sestao, el jeltzale Josu Bergara –«estamos con los trabajadores y sus familias. Hoy es un día para sacar el problema a la calle y para que la ciudadanía, las administraciones, los accionistas y todos los implicados vean lo importante que es una solución»–, además de representantes de varias fuerzas políticas. Iker Casanova (EH Bildu) afirmó que el problema es «de carácter económico y político», y que la decisión última «no por esperada deja de ser menos mala». Desde Elkarrekin Ahal Dugu, Rosa Martínez, defendió que el rescate público de la compañía «es la única solución».

La consejera de Desarrollo Económico, Arantza Tapia, hará públicas sus impresiones en una comparecencia hoy por la mañana en la Cámara de Gasteiz. GARA

FUTURO


Los sindicatos ELA, LAB y CCOO reclamaron al Ejecutivo Urkullu que se implique y actúe en favor del mantenimiento del astillero. «La Naval solo tendrá futuro si las instituciones se involucran», agregaron.