2018/11/09

El Parlamento no sabe qué hacer con los 220 guardias civiles que sobran

UPN, PSN y PP intentan habilitar una «pasarela» en la nueva Ley de Policías para que los agentes adscritos a la subsección de Tráfico se incorporen al cuerpo de forales. Orain Bai (que ha permitido que esta enmienda se tramite) subraya la apuesta por una nueva oposición.

Aritz INTXUSTA|IRUÑEA
1109_eh_policias

Sigue sin haber una cifra concreta sobre cuántos guardias civiles sobran en Nafarroa si se asumen las competencias plenas de Tráfico. La última cifra oficial es de 211, pero data de 2006. A día de hoy, se habla de unos 220 agentes. Tras reunirse el martes con el delegado del Gobierno, varias asociaciones de Guardias Civiles han recordado que la práctica habitual es que estos agentes se recoloquen en otros destinos. Sin embargo, UPN, PP y PSN quieren buscar una solución diferente y, el miércoles, les salió un aliado inesperado: Orain Bai (la escisión de Podemos).

Actualmente, está en marcha en el Parlamento una nueva intentona para sacar adelante la Ley de Policías. El miércoles, mientras se votaba el dictamen, el parlamentario Rubén Velasco (Orain Bai) se abstuvo en la comisión preparativa de esta ley permitiendo que llegue a pleno una enmienda para que la Policía absorba a estos agentes y que contaba con el apoyo de UPN, PP y PSN.

Ayer, sin embargo, este mismo parlamentario se desdecía y negaba su apoyo a esta opción. Activar una «pasarela» para transformar a los guardias civiles en forales impediría la activación de unas oposiciones a Policía Foral, ya que las carencias que tiene el cuerpo policial navarro para asumir las competencias plenas de Tráfico se cumplirían con estos guardias civiles. De este modo, antes de celebrarse el Pleno, Velasco aseguraba que Orain Bai (que controla a cuatro de los siete parlamentarios del grupo de Podemos) no quiere «poner un tricornio a la Policía Foral en lugar de la txapela». Por ello, apostó por una OPE y remarcó que la pasarela «no sería necesaria».

«En Orain Bai lo que queremos es que en Navarra hubiese solo una policía integral y de referencia, que fuese la Policía Foral, y creemos que lo lógico sería que el modelo de sustitución su este cuerpo asuma nuevas competencias», aseguró Velasco. «Lo lógico, dada la elevada ratio de policías de hoy, es que disminuyan en efectivos las otras policías», concluyó.

Debate extemporáneo

Adolfo Araiz, portavoz de EH Bildu, respondió con estupor a este extraño movimiento de Velasco. «Nos pareció ayer incomprensible la actuación de los componentes de Orain Bai, en el sentido de que facilitaron la aprobación de un tema que, a nuestro juicio, ni es el momento ni es el lugar para hablar de ese tema», subrayó el parlamentario.

Según explicó, la tramitación de una ley propia de Policías para Nafarroa queda al margen de lo que se pueda hacer con los guardias civiles que sobran. Además, recordó que aún se desconocen los detalles sobre cómo Nafarroa asumirá las competencias plenas de Tráfico, por lo que no tiene sentido incluir cláusulas al respecto en esta ley. «Es en otro lugar donde habrá que hablarlo y lo hablaremos. Lo de ayer [por el miércoles] ni abre, ni cierra, ni impide nada. Fue más un brindis al sol que otra cosa».

La decisión de intentar de nuevo sacar adelante una Ley de Policías viene, de una parte, forzado por los errores de redacción de la ley vigente, que están disparando los costes de funcionamiento de Policía Foral. Y, de la otra, porque los agentes del cuerpo tomaron parte en un referéndum interno a través del que decidieron mayoritariamente que querían esta modificación de la ley.

Los sindicatos de Policía Foral favorables a la aprobación de la ley se reunieron con PSN y UPN para que allanaran la solución del problema. El problema de los guardias civiles que sobren podría ser una excusa para que estas formaciones se desdijeran.

LEY DE POLICÍAS


La creación de una pasarela para convertir a guardias civiles en policías forales no tiene por qué incluirse en la nueva Ley de Policías. Orain Bai asegura que no apoya esta opción.