2019/01/12

Al Qaeda controla todo Idleb, lo que remueve el complejo tablero sirio

La coalición yihadista liderada por la sección siria de Al Qaeda (HTS) ha tomado el control total de la provincia de Idleb tras una capitulación de los grupos rebeldes que más parece un repliegue ordenado por su patrocinador turco. El abigarrado tablero sirio se mueve y todos, incluido Moscú y Damasco, miran al noreste, en manos kurdas.

Dabid LAZKANOITURBURU
0112_mun_siria

La otrora provincia rebelde de Idleb, en el noroeste de Siria, está ya bajo el absoluto control de Hayat Tahrir al-Sham (HTS), alianza yihadista dominada por la sección local de Al Qaeda, el antiguo Frente al-Nosra.

A comienzos de enero, HTS, que controlaba ya el 60% de la provincia, lanzó una ofensiva que con 130 muertos le permitió arrebatar decenas de localidades a la coalición rebelde apadrinada por Turquía del Frente de Liberación Nacional (FLN).

Este último, que perdió posiciones a manos de HTS en la provincia de Alepo tras responder a la orden de Ankara para sitiar el enclave de Minbej (bajo control kurdo), se ha visto obligado a firmar un alto el fuego, o capitulación, por el que se somete a la tutela del «Gobierno de Salvación», controlado por la coalición yihadista. Esta administración local, que establece la sharia como legislación básica, ya regía en vastas zonas, incluida la capital, Idleb, pero pasará a controlar los enclaves rebeldes del sur de la provincia de Maarsat al-Noomane y Ariba.

El «acuerdo» permitirá a las facciones rebeldes de Ahrar al-Sham y Souqour al-Sham seguir en sus posiciones pero bajo la tutela de HTS. El resto de grupos podrán refugiarse en las zonas de Siria bajo control de Ankara. Nureidin al-Zinki ya lo ha hecho y ha huido al cantón kurdo de Afrin, ocupado por Ankara.

Al-Nosra cuenta con 10.000 miembros y con la coalición HTS suma 25.000. Seguro que otros miles de los que quedaban hasta completar los 70.000 milicianos rebeldes se le suman.

Cómo y por qué ha sido posible

Los analistas se preguntan cómo los yihadistas han sido capaces de consolidar su «emirato» de facto en Siria y qué influencia puede tener esta nueva situación en la evolución del conflicto militar.

Sam Heller, de International Crisis Group, constata que «HTS puede ya presentarse ante Turquía y otros como un interlocutor indispensable para cualquier solución no militar en Idleb» y certifica que Ankara no ha impedido que los yihadistas la tomen bajo control pero «porque todo apunta a que no estaba en condiciones de hacerlo»

Y es que Turquía y Rusia firmaron en octubre un acuerdo en medio de las amenazas de una ofensiva militar de Damasco y que preveía la creación de una zona desmilitarizada tanto en Idleb como en los enclaves rebeldes en Alepo, Hama y Lataquia, feudo del régimen.

Los grupos yihadistas, incluida la coalición HTS, se limitaron a desconocer el acuerdo.

Esta situación podría servir de pretexto al régimen sirio para lanzar una ofensiva final sobre Idleb, donde viven 3,6 millones de personas, entre ellas cientos de miles de refugiadas y huidas de asedios gubernamentales de enclaves rebeldes a lo largo y ancho del país en los últimos años de guerra.

No obstante, el analista de International Crisis Group aventura que le frágil tregua de Idleb «depende sobre todo de factores políticos como el estado de las relaciones entre Moscú y Ankara». En este sentido, la cadena “Al Jazeera” alude directamente a un acuerdo ruso-turco por el que Ankara habría ordenado una retirada de sus rebeldes sirios de Idleb y permitir la tantas veces anunciada ofensiva militar de Damasco (con la ayuda de Rusia e Irán) a cambio de que Moscú le dé vía libre para atacar a las milicias kurdas en Siria.

Por contra, analistas como el geógrafo francés Fabrice Balanche insisten en que Rusia utiliza a Turquía para presionar a EEUU a fin de que se retire de Siria y ponen en duda que Idleb sea hoy una prioridad para el régimen. «Recuperar el este de Siria y su petróleo es más importante y políticamente más fácil», insiste, al recordar la posición de fragilidad de los kurdos. Mientras, y con Idleb como agujero negro yihadista, Rusia puede jugar a todas las bandas y presionar a la baja a los kurdos.

EEUU repliega blindados y artillería de una base en el noreste de Siria

El Pentágono confirmó ayer que ha comenzado el proceso de retirada militar de Siria.

El coronel Sean Ryan, portavoz de la coalición internacional liderada por EEUU, rehusó, debido a «cuestiones de seguridad operativa, ofrecer fechas, lugar y movimientos de tropas específicos».

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (opositor) había informado horas antes de que una decena de blindados y piezas de artillería salieron de una base de EEUU en la provincia nooriental siria de Al Hasaka.

IRAK


Al menos cuatro personas murieron y otras 25 –entre ellas varios policías– resultaron heridas ayer como consecuencia de un atentado con coche bomba cerca de un mercado en la ciudad de Al Qaim, en el oeste de Irak y cerca de la frontera con Siria, Capital de Al-Anbar, la ciudad estuvo hasta el año pasado en manos del califato del ISIS.