2019/02/08

La Ertzaintza lleva a la AN a dos jóvenes de la IA por un bidón

Los jóvenes independentistas Aitor Zelaia y Galder Barbado fueron detenidos ayer por la Ertzaintza y llevados a la Audiencia Nacional, donde comparecerán a mediodía. Se afirma que sus huellas estaban en un bidón con material pirotécnico hallado hace meses. Sortu denuncia el «doble rasero» citando al expolicía que disparó en Amurrio.

Ramón SOLA|GASTEIZ
0208_eh_galder

La Ertzaintza detuvo a primera hora de la mañana de ayer a Aitor Zelaia en Gasteiz y a Galder Barbado en Amurrio, ambos jóvenes de 25 y 26 años, militantes de la izquierda abertzale. Se les relaciona policialmente con un bidón con material pirotécnico hallado hace unos meses en la localidad de Durana, a seis kilómetros de Gasteiz. Agencias de noticias señalan que sus huellas dactilares habrían aparecido en elementos anexos al bidón, como una bolsa de plástico.

A partir de ahí, se intentaría trazar relación entre ese bidón y tres sabotajes producidos en los años 2014 y 2015, según informaciones de agencias que citan fuentes del Departamento de Seguridad de Lakua, aunque la Ertzaintza no llega a establecer una acusación directa de autoría contra ellos.

En la investigación policial se alude a ataques producidos en esos años en Abetxuko (Gasteiz), Agurain e Igorre, al menos dos de ellos contra cajeros automáticos, insinuándose que el material utilizado en esos sabotajes sería similar al hallado en el bidón sospechoso.

Horas de registro

Oficialmente, la Policía autónoma solo confirmó un operativo policial, pero sin ofrecer más detalles al respecto. Por tanto, habrá que esperar a la comparecencia ante el Juzgado de la Audiencia Nacional (prevista para las 12.30 de hoy) para saber cuáles son las acusaciones exactas y en qué situación quedan.

Las entradas en los dos domicilios se produjeron en torno a las 7.00. Fuentes cercanas a los detenidos indicaron a NAIZ que el registro en casa de Aitor Zelaia se prolongó hasta las 10:30, hora en la que aún seguían en la de Galder Barbado.

Este último ya fue detenido en 2016, en aquel caso por la Guardia Civil, acusado de «enaltecimiento del terrorismo» por una pancarta de la Gazte Danbada celebrada en Laudio. Su arresto se produjo también en el municipio de Amurrio.

A la espera de lo que determine la Audiencia Nacional, a cuya sede iban a ser trasladados los jóvenes por la Ertzaintza bien a última hora de ayer o a primera de la mañana de hoy, se produjeron algunas reacciones y movilizaciones. Ya por la mañana hubo una protesta en el campus de Araba de la UPV-EHU, y por la tarde en la plaza de Amurrio y en la Virgen Blanca de Gasteiz.

Sortu: «Vaciar cárceles»

Ernai sustentó sus convocatorias en el lema «Utzi bakean Euskal Herria! Utzi bakean euskal gazteria!». Sortu rechazó las detenciones desde el primer momento: Oihana San Vicente, secretaria del partido de la izquierda abertzale en Araba, declaró que «esta operación policial va en la dirección opuesta a la paz y la normalización. En los últimos años este pueblo ha avanzado hacia la paz, pero hay quienes prefieren seguir en el conflicto y en el pasado». Y añadió: «Es hora de vaciar cárceles, no de llenarlas».

Ya por la tarde, Sortu emitió una nota que incide en el «doble rasero tanto de la Ertzaintza como del sistema judicial español. Mientras el expolicía que disparó a principios de enero contra la vivienda de una familia abertzale está libre, dos jóvenes han sido detenidos por la Ertzaintza utilizando argumentos difusos y poco sólidos. Mientras uno declaró en el Juzgado de Amurrio, los otros dos han sido conducidos a la Audiencia Nacional. Una vez más ha quedado en evidencia el carácter arbitrario de la Justicia española. La actitud de la Ertzaintza preocupa».

Además de reclamar la puesta en libertad de Barbado y Zelaia, Sortu denuncia a quienes «continúan empecinados en criminalizar independentistas cuando ya son más de siete años desde que ETA abandonó su actividad armada, casi dos desde que culminó su desarme y casi uno desde que se disolvió». Y reitera su disposición a acuerdos para alcanzar «una paz y normalización verdaderas».

SABOTAJES


Aunque no se les imputan directamente, la investigación policial sopesa que el contenido del bidón tuviera relación con sabotajes a cajeros en 2014 y 2015. Son ataques que ya eran rechazados por EH Bildu y Sortu, aunque Lakua llegó a ligarlos con su posición política sobre el proceso de Kutxabank.