2019/02/11

May promete otra votación sobre el Brexit si no logra concesiones

Theresa May dedicará esta semana a ganar tiempo ante el Parlamento para renegociar con la Unión Europea (UE) su acuerdo para el Brexit y si vuelve a fracasar en su intento de obtener nuevas concesiones de Bruselas, prometerá convocar una nueva votación sobre otras opciones de salida a finales de febrero.

GARA|londres
0211_mun_brexit

La primera ministra británica, Theresa May, prometerá al Parlamento británico otra votación sobre al Brexit si el 27 de febrero no ha logrado concesiones para un acuerdo satisfactorio con la UE, confirmó su ministro de Comunidades, James Brokenshir.

May se comprometerá esta semana con los diputados a celebrar otra votación sobre otras opciones para el divorcio si para esa fecha no cuenta con un documento mejorado, a fin de tranquilizar a los miembros de su partido que temen una salida brusca el 29 de marzo.

Debe informar el miércoles a la Cámara de los Comunes de los progresos en su intento de obtener de Bruselas, que insiste en que no realizará nuevas concesiones, cambios significativos a la salvaguarda para evitar una frontera física en la isla de Irlanda, principal escollo para que se apruebe su acuerdo.

Si, como se prevé, no tiene novedades destacadas, May planteará una moción general «neutra», que se votará el jueves junto a las posibles enmiendas, que indicarán qué vías de actuación prefieren.

Si el Parlamento le diera más tiempo el jueves, se trataría la segunda extensión desde que su plan para el Brexit fue derrotado por los legisladores en enero.

La Cámara ya votó una moción similar el 29 de enero y aprobó por estrecho margen la enmienda impulsada por el tory Graham Brady, y respaldada por el Ejecutivo, con el compromiso de apoyar el pacto gubernamental si May buscaba «arreglos alternativos» a la salvaguarda.

El Partido Laborista ha adelantado que el jueves tramitará una enmienda en la que instará a May a convocar una nueva votación antes del 26 de febrero, para impedir que manipule el calendario a su beneficio.

En declaraciones a “The Sunday Times”, el portavoz laborista para el Brexit, Keir Starmer, explicó que su partido quiere «poner fin al temerario intento (de May) de agotar el tiempo», con el fin de forzar la aprobación in extremis de su acuerdo. Starmer dijo que May «pretende que hace progresos», pero en realidad, planea regresar al Parlamento tras el Consejo Europeo del 21 y 22 de marzo y forzar a los diputados a votar «todo o nada» entre su plan y un Brexit a las bravas poco antes de que Reino Unido salga de la UE.

Propuesta de desbloqueo

Mientras, un grupo de diputados prepara una propuesta de desbloqueo que incluiría aceptar el acuerdo de salida ya negociado a cambio de que de inmediato se convoque un segundo referéndum en el que las opciones sean el Brexit tal como se contempla en el pacto o continuar en el bloque comunitario.

La propuesta está siendo concebida como una iniciativa transversal de diputados de distintos partidos y tomaría la forma de enmienda al Acuerdo de Retirada que se incluiría en el momento de su ratificación, informó el diario “The Observer”.

La iniciativa podría cosechar apoyo entre políticos favorables al divorcio y entre quienes optan por la continuidad, explicaron sus impulsores. Además permitiría a May superar la humillante derrota del 15 de enero, cuando su plan fue rechazado por una abrumadora mayoría.

Los laboristas Peter Kyle y Phil Wilson habrían logrado el respaldo de pesos pesados del Partido Conservador como Sarah Wollaston, Dominic Grieve o Anna Soubry y también «se la toman muy en serio en altos niveles del Gobierno», señaló Kyle.

Esta propuesta, apuntó, tiene tres puntos fuertes: sería una forma de reconciliar al país con una «doble garantía» parlamentaria y de votación, aportaría un final definitivo al proceso del Brexit y rompería la actual parálisis política en el Parlamento.

Por contra, su principal escollo sería el ala más extremista del Partido Conservador, que no vería contemplada su opción de un acuerdo con mayores garantías sobre la soberanía de la frontera con Irlanda.

«CÍNICA»


El líder laborista, Jeremy Corbyn, acusó el sábado a May de actuar de manera «cínica» al tratar de «apurar el tiempo» antes de la salida prevista de la UE, y le instó a aceptar la propuesta laborista de mantener al país en una unión aduanera con los Veintisiete, lo que resolvería la cuestión de la frontera.