2019/03/14

Muñoz pasa el testigo a Lakuntza para afianzar un sindicato de contrapoder

El reloj biológico marca los relevos en las responsabilidades en ELA. A Txiki Muñoz le «toca decir adiós» y pasar el testigo a Mitxel Lakuntza para que profundice en un sindicalismo de contrapoder, «sin familia política» pero arropado por más de 100.000 afiliados. «Es la realidad la que te lleva al contrapoder y a confrontar, y a animar a la gente a que se organice», expuso el secretario general saliente, satisfecho de que atraigan a «jóvenes y muchas mujeres».

Agustín GOIKOETXEA|BILBO