2019/04/14

Las dos vascas deportadas del Sahara por los marroquíes regresan a Loiu
GARA|iruñea

«Habíamos realizado un viaje de carácter privado para ver a unas amigas que han estado entre uno y tres años con nosotras. Lógicamente, nos apetecía conocer a su madre y a su gente», explicaron ayer Diana Pardo y Macu Florentino tras aterrizar en el aeropuerto de Loiu.

La Policía marroquí les apresó el viernes cuando estaban cenando con la familia de sus conocidas. Detención que se logró, según deducen, tras haberles seguido desde su llegada al país ocupado, en el que habían permanecido durante dos días haciendo turismo con normalidad. Los agentes llamaron a la puerta y les conminaron a marcharse.

Golpes a los saharauis

«Nos hicieron salir de casa. Había como unos 15 policías», relataron las deportadas a los periodistas de EiTB. Según detallaron, las introdujeron en coches camuflados, cuestión que aumentó el miedo que sintieron. En esos vehículos las llevaron hasta el hotel en el que tenían la reserva. Y, tras recoger sus maletas, las confinaron en dicho establecimiento hasta que salió el siguiente avión desde el Aaiun con destino al Estado español. Durante su confinamiento, no les retiraron el teléfono, cosa que aprovecharon para dar cuenta de todo lo estaba pasando.

El gran miedo es qué sucederá con sus amistades. Pardo y Florentino aseguran haber visto cómo la Policía les pegó con total impunidad a sus conocidos en el momento en el que se las llevaron de allí. Difundieron, además, la foto de uno de los miembros de esa familia con el ojo enormemente hinchado por los golpes. «Estamos preocupados por ellos. La verdadera represión la viven los saharauis», insistieron ayer ambas mujeres.